Biblioteca Online

Un cuento sobre adolescentes: El despertar sexual de la adolescencia

Por Elina Orozco y Ana Sobral – Ushuaia – Tierra del Fuego
Participantes del Curso de Formación en Sexualidad Humana de AASES

Este cuento relata las peripecias de Jose, una chica que podría ser cualquiera, de cualquier EGB3, de cualquier provincia, de cualquier país de Latinoamérica. Jose, solamente una chica.

Jose -….ma! me voy!, nos juntamos con las chicas en el lugar de siempre!
Mamá -¿a qué hora venís?
Jose – no sé, te llamo o mando un mensajito, chau.

Salí de casa como siempre, corriendo no sé porqué, salude a Nick que persistentemente estaba ladrando al gato del vecino. Antes de cerrar la puerta de la cerca pensé, …traigo el celu, los auriculares, plata para el ciber, el delineador negro, brillo labial,…., sí está todo, no necesito nada más. Cerré el cierre de la campera y salí caminado en sentido contrario al viento, era frío y pegaba como afilados cuchillos en mi cara.
Ya en la esquina de 25 de Mayo y San Martin estaban las chicas, mis amigas de siempre y del cole, me gusta pasar tiempo con ellas. Cada una de ellas tiene algo, por ejemplo Ceci, que como siempre estaba con un novio, Yesi con ropa nueva e histeriquiando con todos, hasta con las chicas, Malala, escuchando la cumbia que le copié esta semana, y los chicos a los que no les conozco el nombre. Bueno, si, a Leo claro que lo ubico y conozco, le pasé mi facebook y fotolog, pero todavía no ha entrado, él me cae bien. Muy bien. Me gustaría que me acepte en el chat para conocernos mejor. A mi mamá no le gusta porque dice que se le ven los calzoncillos, pero así es como se usan ahora los pantalones, …..no entiende nada. Yo espero a salir de casa para bajarme los míos y que se vea el elástico de la sol y oro, queda buenísima!
Y si, estuvimos mucho tiempo ahí, ¿Qué hacíamos?, no sé. Creo que nada. Pero esta bueno estar ahí todos juntos. Los varones compraron una cajita, y la tomamos entre todos, o mejor dicho, la tomaron, yo hice como que tomaba, la verdad es que no me gusta el vino, pero me da vergüenza decir que no me gusta o que no quiero. Y esta vez, cuando Leo me paso la cajita me dijo: – por la tarde chateamos.
No supe qué decir, y solo hice el gesto que sí con la cabeza y se fue.
Lo que sí me hizo pensar un poco es que las chicas me joden con que no puedo seguir siendo virgen, la verdad que el tema me da miedo. Además, no me gusta hablarlo delante de los chicos que no conozco, van a pensar que soy media rara o que tengo alguna enfermedad. Pero la verdad es que no he tenido un novio oficial, o un amigo para el privilegio. También pienso ¿y si duele?, ¿si la vieja se entera?, ¿y mi papá? Sí que me mata, pero ¿dónde lo haría?, Ceci dice que el baño del boliche, ahí está bueno, pero me da vergüenza, nos pueden ver, a pesar de ser un lugar bien oscuro, pero tengo otra cosa en mente, deseo que sea diferente, no sé cómo, pero diferente. Ceci dice que le doy muchas vueltas que soy una cagona, es más, soy la única que no se desvirgó del grupo, y hasta me están mirando con cara rara. No me gusta que las chicas me hablen así, menos delante de ellos.
Otra de las chicas como Laly han hecho apuestas, 2 pintas que sí esta noche!, y en el mismo boliche lo hicieron, fue más fácil de lo que se piensa dijo, pero cuando le pregunté si le gusto, se quedó pensando, y salió con otra cosa, el pibe fue cualquiera, el del chat de la semana, de ese que creyó estar enamorada porque también le gusta la cumbia, los perros y tienen el mismo celular, hasta que lo conoció en la calle y se dio cuenta de que es medio petizo, y que se yo ,…. no muy copado, en el chat era diferente., me dijo. Y después no lo vio más.
-Entra al chat pero me hago la boluda. Me dijo hace unos días.
Maju, lo hizo en el auto de Hora, claro que ellas estaba re enamorada y tenía una relación súper seria, él pibe ya conoce a la madre porque estaba en el partido de jockey cuando la vieja la llevo un sábado. Además, este pibe es re serio, y muy maduro para su edad, fuma desde los 13 y no le dice a sus viejos a qué hora vuelve a la casa. En el cole los viejos de él le dijeron:
- vos sabrás si te quedas de año! Y él la lleva re bien, decide que rinde y que no rinde, y cuando se quedó de año fue por culpa de la de matemática.
Ellos llevaban tres semanas de novio cuando Maju le dijo que sí, antes no se animó claro, ella no es ninguna putita!. Yo la respeto porque lo re pensó, y está enamorada, bien enamorada. Esta todo el día en el chat con el pibe o mandándose mensajitos. Hasta le conto cuándo le vino y él pibe le guardó un toallita en el bolsillo de su campera. ¡Es un pibe tan maduro!, con él se puede hablar de verdad!. A mí me gustaría saber que Leo es capaz de ser maduro como Hora. La semana pasada escuche que Leo decía que se va al norte a estudiar cuando termine el cole. Aun no sabe qué estudiar, pero sabe que quiere hacer algo y los viejos lo apoyan. Es de una buena familia, lo sé porque vi el auto en el que viene al cole y además todos los años de va de vacaciones.
Leo me cae muy bien, y se ve diferente a los demás. Hasta dijo que cuando esta solo no toma, sólo cuando esta con otros pibes y no es ningún careta.

Esa misma tarde Leo entró al chat.

Leo – hola, ¿qué haces?
Jose – nada, ¿hiciste la tarea de lengua?
Leo – no, esa vieja de hija de p….., no me aprobó el práctico.
Jose – ¿qué te falto?
Leo – dice que estaba incompleto y que lo tengo que volver a hacer.
Jose- ¿cómo te va en salud?
Leo -re bien, yo ya sé todo. Esa vieja habla pero debe hacer años que no tiene sexo, ¿viste la cara que tiene?
Jose – a mi me gustó escucharla
Leo – vos porque sos ¡¡¡¡virgen!!!!!!!
Jose – chau me tengo que ir.
Leo – ¿mañana nos vemos?

Aquella palabra me cayó tan mal. Virgen, ¿es un defecto?, ¿Por qué todos me lo echan en cara?, ¿Por qué se meten?, ¿también él se burlaba de esto? Esto era ¡lo peor¡ Leo es igual a todos los demás, yo había pensado que era diferente, pero ¡no! son todos iguales, se burlan y me critican. Yo saqué el comentario de la vieja de salud porque me gustó lo que dijo de la tasa de fertilidad en las chicas de nuestra edad, me pareció muy novedoso, ¿pero? No le di pie para que se burle. Lo odio, sí, lo odio, y mañana no lo voy a saludar, no le voy a pasar las cosas de lengua que ya tengo hechas. Porque pensé en ayudarlo, pero él, igual que todos los demás sólo piensan en una sola cosa.
Salí de mi habitación sin notar que dejaba la luz prendida y me senté a comer con mis viejos y mi hermanito menor. Suerte que todos miraban la tele y ninguno hablaba, estaba Tinelli y nadie me vio a la cara, se hubieran dado cuenta de mi enojo que se manifestaba en cada célula de mi rostro.
-¿comés postre?
- no, me voy a mi cuarto.

Al otro día por la mañana llegué temprano al cole, dejé mi mochi y me junté con las chicas. Ceci tenía cara de preocupación y se la veía muy alterada. ¿En qué andan? –pregunté.

Malala me dijo que a Ceci no le venía. Lleva 2 días de atraso y está asustada. En ese momento sentí el privilegio en el que yo vivía ya que no tenia de que preocuparme, ni siquiera sabia mis fechas. Pero luego la cara de desesperación de Ceci me trajo a la realidad y vi como una lagrima se le escapaba.
Jose – ¡Quedate tranqui ¡ dos días no son nada, hay que esperar!
Ceci – ¿Y vos que sabés?, ¿O nos has estado mintiendo todo este tiempo?

¿Cómo?, ¿Cómo mi amiga podía pensar que le mentía?, Ellas serían las primeras en saberlo cuando llegara el momento y decidiera tener relaciones con alguien. ¿Y no haber tenido relaciones no me permite hacer comentarios? Sólo quería que se relaje y se sienta mejor.
Las otras chicas le bajaron los decibeles a la conversación. Ceci se secó los ojos, se retocó los ojos con el delineador. Tocó el timbre y comenzaron a izar la bandera.
Durante el izamiento a la bandera pensaba que bueno es seguir sin tener relaciones. Ceci está tan preocupada, que seguro no recuerda lo bien que la pasó durante. Ahora, si es que está embarazada, no puede hacer nada. No quiero estar cerca cuando la madre se entere. La va a matar.
Ahí estaba Leo, ¿se habrá dado cuenta de mi enojo? ¿Entenderá que se desubicó? La mañana transcurrió como cualquiera y Leo no dio señales ni de una ni de otra.
Como todos los martes llegó la hora de salud, y la profe entro al curso saludando amablemente. El tema de hoy: “Introducción al estudio del aborto como un problema de salud pública”. El tema se presentaba entretenido como todos, ….el 39,95% del total de muertes maternas en Argentina son a causa de complicaciones de abortos inducidos…., con respecto a Ushuaia se sabe que los nacimientos en madres adolescentes se distribuyen de la siguiente forma: 38% en madres de 14 a 17 años y 62% de 18 a 19 años, no registrándose nacimientos en menores de 14 años. En tanto que se ha visto estos valores incrementados para Río Grande. (Datos reales según estadísticas provinciales)

Alumnos – ¿es un “problema” que una chica quede embarazada? ¿No se está tratando al embarazo como una enfermedad? ¿No tenemos derecho las adolescentes a querer tener hijos?
La profe – No, el embarazo no es una enfermedad, por supuesto, es un privilegio llevar a un hijo en el vientre, pero una chica joven o un varón, de la edad de ustedes no están en condiciones económicas, ni físicas. El 26% de las chicas repiten el año y muchas otras abandonan los estudios, además no pueden continuar sus estudios fuera de la provincia y demás cosas. También involucra a los varones, quienes pasan por las mismas dificultades.
Alumnos – Ustedes los adultos hablan de embarazo adolescente como si fuera algo negativo, una enfermedad.
La profe – Un embarazo es algo maravilloso si estas en condiciones de llevarlo adelante, si tenés el acompañamiento de tu pareja, de tus padres, una obra social para que a la madre y al bebe no le falten nada. Un hijo es el proyecto más importante que una persona puede emprender, es la prolongación de uno mismo. Es la mejor forma de trascender y hay que pensar en las necesidades de otro ser, un bebe que necesitará de abrigo, de ambos padres, afecto, contención, y tantas otras como cualquier personita indefensa, ¿cómo te sentirías si no pudieras darle a tu hijo todo lo que necesita? ¿Cómo te sentirías si no pudieras cubrir tampoco tus necesidades?

En ese momento miré hacia atrás y vi que Leo escuchaba con mucha atención todo lo que la profe decía. Esa actitud me gustó y me olvidé del enojo de la noche anterior.

Ceci – conozco una amiga que tiene dos días de atraso, ¿quiere decir que está embarazada?
La profe – No, dos días no es suficiente, pero si una chica está con un atraso y tuvo relaciones usando preservativo, no tendría de que preocuparse. El problema es si ha tenido relaciones sin protección, lo que significa que sí puede estar embarazada y que además ha estado expuesta a contagiarse infecciones de transmisión sexual. Recuerden siempre que no deben tener relaciones sexuales sin protección, no importa a qué altura del ciclo estén, nunca sin protección porque estarán expuestos, mujeres y varones, a infecciones de transmisión sexual y entre ellas, al Sida que aún no tiene cura.
Malala – yo conozco a muchas amigas que no se han cuidado y no pasó ¡nada!
La profe – ¿Cómo sabes que no contrajo una enfermedad?
Malala – porque se sienten bien.
La profe – eso no significa que no se contagiaron de alguna enfermedad. La manera de saberlo es yendo al médico y hacerse análisis específicos.

Cuando la profe terminó de decir esto, mire a Ceci a la cara y pude ver y sentir el terror por el que estaba pasando, pobre, pero yo no podía ayudar mucho. ¿Dónde estaba su novio que no está preocupado junto a ella? ¿Sería el que conoció en el chat? ¿Cuántos días más tendría que esperar?
Esa tarde estuve encerrada en mi habitación y no tenía ganas de ver a nadie, ni de hablar con nadie, me sentía mal. ¿Era una angustia?, ¿temor?, no sé, pero en la boca del estomago se sentía horrible. No prendí la compu ni cargué el celu.

Días después nos juntamos como siempre en la esquina, para hacer nada. Pero me sorprendió verla a Ceci re bien, y con novio nuevo, o al menos yo no lo conocía.
Jose – ¿Y, te vino?
Ceci – sí, al cuarto todo bien!
Malala – vieron, no pasa nada, es sólo un atraso. No hay que preocuparse, y lo que dice la vieja de salud es sólo para darnos miedo y que no cojamos, claro, ¡como ella!
Todos se echaron a reír, también los chicos. Ahí estaba Leo, pero lo vi más distante, no participaba. Minutos después de retiró, pero antes me dijo:
- Nos vemos en el chat
- Si claro.
Esa tarde, en mi habitación me encontré con Leo. Me moría de ganas de estar con él. Con la compu como intermediaria, así era mucho más fácil.
Leo – ¿Estás ahí?
Jose – Si. ¿q onda?
Leo – Nada.
Jose – ¿Levantaste la nota de lengua?
- No, la dejo para marzo.
- ………?
- ¿?
- ¿te gustan los animales? Yo tengo un perro ovejero que se llama Nick.
- Si me gustan y conozco a tu perro, lo vi en tu ksa.
- Conoces mi ksa?
- Si, le pregunte a las chicas, y me contaron más cosas de vos.
- Q?
- Te gusta Miranda, la cumbia, los chocolates.
- ¿d q signo soy?
- No sé. ¿es eso importante? Yo de tauro.
- Yo soy de cáncer, somos re lunáticas porque nos rige la luna.
- Ahhhhh ¿???????
- ¿Por qué le preguntaste a las chicas de mi?
- Me caes bien y tenía curiosidad. Me gustás.
- A mí también me gustaría saber de vos.
- Nos encontramos mañana de nuevo en el chat?
- Dale
- Chauchi
-
Esto sí que no me lo esperaba, él se había fijado en mí. ¿Por qué las chicas no me habían dicho nada? Me sentía super, re contenta y entusiasta. Decir que había mariposas en la boca del estomago era poco. Como esperar hasta mañana era todo un tema, hubiera seguido chateando toda la noche. – me gustás!, eso sonaba una y otra vez en mi cabeza, que lindo era eso! Se me ocurrían miles de escenario y él siempre diciendo lo mismo: Me gustás. ¿Qué sería lo que le gustaba de mí? , mi pelo, los ojos, la nariz, mmmm. Entré a google y busque “signos del zodíaco”
Características de tauro: sincero, tierno, dulce, romántico y súper fieles. Sus zonas sensibles: el cuello. El color favorito: azul, compatibilidad con otros signos: ella cáncer y él tauro son 100% compatible,…. sí lo sabía, entre nosotros hay algo, los astros están de nuestro lado. La verdad es que Leo me gusta, ¿pero?, ¿cómo se lo digo? ¿Qué le digo?, ¿él sería la persona con quien me acostaría por primera vez? ¿Sería él capaz de guardar secretos o se lo contaría a otros para después reírse de mí?
Al siguiente día en el colegio todo parecía normal. Yo sentada en el primer banco y Leo en la fila del fondo. La mayoría de las chicas en el medio y los profes siempre adelante custodiando el orden. No tenía materias preferidas, ninguna me gustaba más gustaba que otra, pero si no me lleva a rendir ninguna, me iba de vacaciones a casa de mis abuelos dos meses completos y además me daban plata para que gastara en mis cosas y eso sí que me gustaba. Además, no hay que ser un genio para aprobar, con escuchar lo que dicen en clases sobra para aprobar. Leo parecía más vago, seguro que es muy inteligente, pero no le interesa estudiar porque está en otras cosas más importantes.
Ese día Laly faltó. Llevaba varios días sin venir y eso me preocupó porque le había dado las hojas con la tarea de tecnología y no me la había devuelto.
A media mañana, después del recreo teníamos salud, yo sentía onda con la profe. Llegó como siempre, valija en mano, saludo a todos y dijo: – hoy vamos a hacer el cofre!, sé que les gusta, así es que empezaremos con eso y después veremos algo más que les traje.
El cofre era lo que más les gustaba a todos, en un papel y de forma anónima se escriben las dudas o las preguntas sobre las que querés saber, se guardan en un sobre (el cofre) y ellas las va sacando de a una, las lee en voz alta y explica o comenta para todos. Casi siempre preguntan lo mismo: sexo oral, sexo oral, y más sexo oral.
Habíamos comenzado con esto, cuando vino la directora y llamo a la profe fuera del salón. Las pude ver hablar en el pasillo y note que se trataba de algo serio, muy serio. La directora no gritaba como siempre y estaba muy preocupada. La profe de salud se agarraba la cara y meneaba su cabeza. Hablaron un buen rato. El curso aprovechó para empezar con cualquiera. Comenzó a volar una cartuchera y muchos se pusieron los auriculares que colgaban del cuello para escuchar música.
Minutos después la profe entró con la cara sacada, era obvio, algo muy grave había pasado. Entró, se paró en el frente y su sola actitud bastó para que todos se callaran y le prestaran atención. Lentamente se fueron sentando cada uno en su lugar y hubo un silencio casi desconocido.
La profe – tengo que decirles algo. ¿Alguien sabe porque no está viniendo Laura a clases?

Nadie contesto, estaba preguntando por Laly.

Malala – ¿Laly?
La profe – sí, Laly.

El silencio continuó y nadie dijo saber nada. La profe avanzó diciendo: La Directora Sarrieta me acaba de avisar que Laly está internada muy grave en el Hospital. En este momento está peleando por su vida y los pronósticos son reservados.

- ¿Qué quiere decir eso?
- Que no se sabe si va a sanarse. No se sabe si va a vivir.
El silencio fue más profundo todavía. Nadie se atrevía a preguntar más a pesar de tener preguntas para hacer. La profe continuó explicando: – la encontraron en el baño de la casa del padre, ya estaba inconsciente en un mar de sangre. Junto a ella una aguja de tejer también manchada de sangre.
Cada vez entendía menos, ¿Qué tenía que ver una aguja de tejer?, mire a la cara a la profe y entendió mi pregunta.
La profe – al parecer o mejor dicho, se intentó un aborto. O mejor dicho, se laceró ella misma para perder un embarazo. ¿Alguien sabía que Laly estaba embarazada?
Silencio como respuesta.
La profe – sí, se lastimó con la aguja de tejer y cuando la encontró su papá ya estaba inconsciente y casi sin pulso. En el hospital tuvieron que operarla para detener las hemorragias y tuvieron que extirpar su útero. Está muy grave y no ha despertado todavía. La cirugía ha sido ayer y no responde, aún está en terapia intensiva. No vayan al hospital porque no se puede recibir visitas en las terapias.

Esta noticia nos dejó a todos aterrados, ¿Laly embarazada? ¿Por qué no dijo nada? ¿Cómo no pidió ayuda? ¿Cómo fue capaz de clavarse ellas sola? ¿Cómo habrá sufrido para llegar a esto? ¿Y si muere? ¿Y si nunca puede tener hijos? ¿Qué hacía en la casa del padre si esta semana le tocaba la casa de la madre? ¿De dónde sacó la aguja?
Las preguntas daban vuelta en mi cabeza y me sentía aturdida. Las chicas comenzaron a llorar. Malala estaba completamente descontrolada, el mismo miedo y la culpa se habían apoderado de ella. El timbre tocó pero nadie se fue al recreo. También la profe se quedó con nosotros y nadie salió ni al baño. Algunos comenzaron a mandar mensajitos y otros se quedaron como yo, paralizados. Pude ver a Leo que también estaba con los ojos muy grandes y pálidos. Nos encontramos en la mirada y se vino hasta donde yo estaba y me abrazó. Fue lo que faltaba, y ahí en sus brazos comencé a llorara, estaba aterrada. Toda la situación me parecía espantosa. Sentía mucho miedo y más miedo. Miedo a lo que me imaginaba y a todo.
Maju se abrazo a su novio y juntos comenzaron a llorar, no sé si era por Laly o por miedo de pasar por lo mismo. Por miedo de aquellas veces que no fueron cuidadosos con el uso del forro o solamente miedo.
El timbre para entrar del recreo tocó. La profe de matemáticas llegó y detrás de ellas la directora de nuevo. Habló con la profe de salud. Y vimos como le explicaban a la de matemáticas lo que había pasado. Al rato la profe de matemáticas se retiró con la directora y la de salud se quedó con nosotros en el curso. Trató de contener a algunas de las chicas que estaban llorando más desbordadas, yo me quedé con Leo en silencio, creo que él también estaba asustado porque no dijo nada pero su cara era perturbación.
El tiempo pasó, y lentamente todos nos fuimos calmando. Leo me miró a los ojos y me dijo: -¿estás bien?, sí, respondí, ya con la cara seca y la respiración normalizada. Abrió sus brazos y se fue a su banco.
El timbre volvió a sonar y esta vez era para irnos a casa. Con las chicas y algunos de los chicos acordamos ir al hospital para verla o saber de Laly.
Cuando llegamos vimos a la madre fumando en la puerta con su nuevo marido y al padre en el pasillo hacia la terapia intensiva. Entramos en patota y nos pidieron que nos fuéramos, o que nos quedáramos afuera o en el hall frío. La madre nos miraba como culpándonos, era odio lo que había en sus ojos. ¿Pero? ¿Qué habíamos hecho nosotros? Ni sabíamos que estaba embarazada.
Fue una semana interminable, Laly en coma y en la terapia intensiva. Nosotros, sus compañeros. Ya no sabíamos qué decir y nada podíamos hacer. Y en el hospital no nos dejaban entrar, no nos querían, según ellos hacíamos ruido!
Fue recién al noveno día que llegué como siempre temprano al cole y las puertas estaban cerradas y un cartel decía: CERRADO POR DUELO.
Eso fue un baldazo de agua fría, a pesar que sabíamos que era posible. No quiero contar lo que vino después aquel ventoso y nevoso día.

Los días pasaron, creo que casi un mes. Mi carpeta de tecnología ahora estaba incompleta. Aquellas hojas que le preste a Laly nunca me las devolvió y no me las devolvería.
Durante ese mes, creo que nos pusimos de novio con Leo, no me dijo: -¿querés ser mi novia?, un día solo me beso y yo sin darme cuenta ni vergüenza lo acepté. Fue agradable. Muy agradable. Era muy suave y dulce.
Ya era común que nos vieran juntos abrazados o de la mano. Hasta vino un día a casa a terminar un práctico de lengua. Mi mamá me miraba con complicidad y mi viejo lo miraba con recelo, pero creo que le caía bien. Aquel día también tomamos la merienda con mi hermano.
Creo que llevábamos un mes de novios. A mí sólo me dejaban ir una vez por mes al boliche y ya había ido con Leo.
Ahora, cuando nos juntábamos con el grupo a hacer nada en la esquina de siempre, aprovechábamos para besarnos y estar tan juntos como podíamos. Estábamos tanto tiempo junto que ya no podíamos chatear. De a poco fuimos descubriendo cosas del uno y del otro. El olor de su piel y su calor ya me eran casi necesarios. Además, era tan callado frente a los demás, pero cuando estábamos solos era capaz de hablar por horas. Me gustaba escucharlo y saber de sus proyectos que eran varios. Siempre hablábamos del futuro, casi nunca del pasado que parecía no existir.
Jose – ¿tuviste muchas novias antes de conocer me?
Leo – no, no muchas. ¿vos?
- Sabés que no, ¿Por qué preguntás?
- Me gusta saberlo.
- Pero vos no me contestás. ¿Con cuantas chicas antes has estado? O mejor dicho, ¿a cuántas chicas le has hecho el amor?
- ¿hasta hoy? ¿contando la última?
- Sí, dale no te hagas el tarado ¡contéstame, siempre que pregunto das miles de vueltas y no me decís nada. Dijimos que seríamos siempre honestos y que nunca nos mentiríamos, ¿te acordas?
- Sí que me acuerdo. Es que no sé cómo decirlo.
- Es sólo un número, decilo y listo. ¡No me pongas ansiosa¡
- La verdad es que nunca le hice el amor a ninguna chica. Siempre ha sido algo importante para mí y no quería que sea como con mi hermano que la paso muy mal con una mucho mayor que él que lo humilló. Por eso entiendo lo que se siente cuando los que se dicen tus mejores amigos se burlan de vos porque sos virgen. Mis amigos creen que he tenido relaciones con una novia de las vacaciones pero no es verdad. Mentí para que no me molesten como lo hacían con vos.
Aunque desde que pasó lo que pasó con Laly, todo el grupo es diferente. Ya no me divierte juntarnos y estar con los chicos. Voy porque a vos te gusta.
- Mentira, yo tampoco disfruto de estar con el grupo, la muerte de Laly cambió todo, incluso Malala se cambió del colegio, creo que se sintió con culpa porque ella siempre decía que no pasa nada, que ella no se cuidaba y no pasaba nada, bueno a ella no pero a Laly sí.
- ¿entonces nunca estuviste con una chica?
- Ya te dije que no. Sabés, mi hermano mayor me contó que a él lo apuró muy mal una vieja de 35 no supo qué hacer, se dejó llevar por ellas. Pero fue tan bestia que antes que él pudiera aceptar ya lo estaba masturbando. Pero, imagínate si decía que no quería, la mina pensaría que era trolo, homosexual. Entonces no dijo nada, pero se sintió humillado y fue como una violación. A él le gustaba la mina, pero dice que no es fácil desnudarte, conocer una piel, un olor nuevo, y nada más. El siempre me enseñó, y mis papas también, que lo mejor es hablarlo antes y planearlo con una persona a la que querés y que te quiera y te respete también. Que pueda esperar tus tiempos y escuche tus necesidades.
- ¿Hablás de esto con tus papas?
- Si, obvio. Claro que es más fácil con mi hermano mayor, es una masa!!!!
- Entonces, ¿Sos virgen también? ¿para los hombres se dice también así?
- Sí, claro. Yo me reservo para vos. Lo haremos cuando vos quieras en un buen lugar. Me gustaría que fuéramos al médico primero, podemos ir con mi hermano, si vos queres.
- No, si vamos, vamos solos.

La conversación fue más profunda que las de costumbre y me llenó de alivio. Ahora entiendo porque Leo nunca me presiono, incluso cuando nos hemos quedado solos cuidando a mi hermano, él fue muy lento y lo más fue tocarme los pechos. Me encanto saber que no tenía experiencia. Me gusto saber que él lo planeaba conmigo porque sólo piensa en mí. Si, el horóscopo lo dijo, los taurinos son muy románticos, sinceros y fieles. Leo era el mejor. Me sentí en un sopor que me envolvió por completo, una electricidad desconocida me corría por la espalda, y era como estar borracha, si era como estar casi borracha, pero sin haber tomado nada.
Esa noche cuando me acosté en mi cama cerré los ojos pensando en él y confundí la tibieza y suavidad de las sabanas con las de su cuerpo, sólo faltaba el olor de su desodorante. Deseaba tanto estar a su lado!!! Me sentía de verdad enamorada, ¡esto es el amor¡

Los días seguían pasando, ya no nos juntábamos con los chicos del grupo. Disfrutábamos más estar solos. Casi siempre en mi casa y mis viejos no le decían nada. Hasta veía los partidos con mi viejo en el sillón, eso sí que era especial.
Una mañana en el cole me dijo: te traje algo especial!
- ¿Qué es?, contame.
- No, ahora no. Después del cole te lo doy.
- ¿Es grande?
- no chico, pero es para algo grande.
-
Me llenó de dudas pero no me quedaba otra que esperar.
Cuando salimos, fuimos a mi casa a comer con mi vieja y cuando estuvimos un momento solos saco del bolsillo una pequeña cajita, yo ya las conocía y eran forros.

- Y esto es para mí?
- Sí, mi hermano dice que tenemos que conocerlos bien y saberlos usar.
- De eso te ocuparás vos!, no, nos ocuparemos los dos. Mi hermano dice que con su novia juegan con ellos y así es como que es parte de todo y hasta divertido mientras hacen el amor.
- Suena bien, pero son, son, pegajosos!!!!!
- Si, tienen algo para matar a los espermatozoides.
- Esta bueno, y que hacemos con esto ahora?
- Nada lo tiramos, pero mejor lo tiro en mi casa, no acá.

Al otro día me regaló un osito rosa, era hermoso, era el regalito del cumple mes, ya hacía 4 meses que nos besábamos todos los días, durante varias horas a veces. Cada día que pasaba nos sentíamos mejor, más confiados y más. Ya me había atrevido a besar su cuello y me gustaba rascar su espalda por debajo del buzo. Una noche mientras nos besábamos sentí como su pene crecía y no me asuste. O mejor, al principio, fue raro, pero él estaba divino como siempre y olía espectacular. Era adorable, era como un perrito tierno para acariciar, no podía dejar de tocarlo, besarlo, acariciarlo de nuevo, olerlo y ya quería más. Su respiración se aceleraba y también la mía. Todo lo que estaba a nuestro alrededor desapareció de golpe. Éramos solo él y yo. Y disfrute que estuviéramos solos. Mis manos avanzaron, también las suyas. Saco mi remera. Yo su camisa. Tomo mi mano y la metió en su pantalón. Así estuvimos buen rato hasta que mojo su pantalón. Su respiración se calmó y volvimos a acomodarnos la ropa. Prendimos la tele y para cuando llegó mi mamá todo parecía como que no había pasado nada. De todos modos no la miré a los ojos.
Creo que fue 3 o 4 semanas después cuando nos animamos a quitarnos toda la ropa. Trabamos la puerta de mi habitación. Continuamos besándonos como sabíamos, era tan bueno en eso!
Las cosas se fueron dando, de a poco. La respiración se aceleraba, pero con paciencia. Nuestras manos iban despacio pero certeras. Y así es como si supiéramos, sin sentir vergüenza ni presiones, nos entregamos al amor del uno y del otro.
Así fue como ambos hicimos el amor, porque nos amábamos y ambos comenzamos una nueva etapa de nuestras vidas. Comenzamos nuestra vida como adultos que se abren al futuro. A uno nuevo y dichoso.

Esa noche Jose colgó en su blog la foto de su una rosa, no era un pimpollo, sino una hermosa rosa llena de vida, esa tarde se había convertido en mujer!
FIN

Los comentarios están cerrados.