Biblioteca OnlinePlanificación Familiar y metodología anticonceptiva

Embarazo precoz:punto de vista basado en la experiencia laboral

Por: Jofré Mirta, López, María M. y Vera, José H.
Participantes del Curso de Formación en Sexualidad Humana de AASES

INTRODUCCIÓN
Embarazo precoz es definido como una problemática que afecta cada vez más a nuestras adolescentes, es común observar en las instituciones educativas adolescentes embarazadas y abuelos que se responsabilizan de estas problemáticas, asumiendo no sólo la responsabilidad económica sino también en relación al cuidado de los niños. Se observa que el incremento de madres adolescentes y se tiene a considerar como causas la falta de información y de una política de educación sexual seria que contemple las formas de cuidado y la distribución de métodos anticonceptivos.
Para el desarrollo de nuestro trabajo, partimos de la conceptualización de la temática definiendo al “embarazo precoz como aquel que ocurre durante la etapa de la adolescencia y, se lo considera un embarazo precoz porque sucede antes de que la mujer concluya con su madurez biológica, psicológica y su formación educacional”, estas características la posicionan en una situación de vulnerabilidad.
Para el análisis de la problemática sobre embarazo precoz, consultamos diferentes fuentes de información, entre ellas: diarios de diferentes provincias “El Tribuno” de Salta, “El Clarín” de Buenos Aires y “La Gaceta” de Tucumán. Otra fuente de recolección de datos, son las entrevistas realizadas a un grupo reducido de alumnos de dos colegios: Colegio Italiano Nº 8039 y El Colegio Nª 5170 Walter Adet, lo que permitió recabar información sobre los contextos en los que obtienen información sobre sexualidad éstos alumnos (familia, escuela, amigos) y las ideas, causas y consecuencias que atribuyen a tal problemática.

ADOLESCENCIA Y SEXUALIDAD
La adolescencia es parte del proceso de desarrollo evolutivo del individuo, que se sitúa entre la niñez y la adultez. Es una etapa en la vida de una persona que involucra diferentes cambios físicos, psicológicos y sociales. La pubertad, es decir las manifestaciones físicas de la maduración sexual, representan un proceso biológico que genera grandes manifestaciones en la psiquis del las personas.
Los cambios físicos que experimenta el adolescente favorecen el desarrollo de:
 Caracteres sexuales primarios: el agrandamiento del pene y los testículos en el varón, y las modificaciones de vagina y útero en las niñas
 Caracteres sexuales secundarios: incluyen todos aquellos aspectos que dan la apariencia masculina (crecimiento del vello facial, ensanchamiento del tórax, desarrollo de la laringe haciendo que la voz sea más grave), y femenina (ensanchamiento de caderas, desarrollo de las mamas).
Desde lo físico, son visibles los cambios del cuerpo que experimentan tanto los varones como las mujeres, pero no debe olvidarse que estos cambios se encuentran acompañados con el deseo sexual.
El deseo sexual lleva al adolescente a explorar y descubrir su cuerpo y a intentar una búsqueda y aproximación de compañeros o amigos del otro sexo. En las aulas se observa constantes conductas orientadas a generar un contacto físico entre compañeros, la atracción que manifiestan y el deseo de la presencia del otro.
Los procesos hormonales, la atracción, el deseo, la necesidad de un contacto físico con el otro, son conductas normales en el desarrollo del adolescente. Por ello, como docentes debemos tender a brindar información de interés para el alumno, que le permita conocer las formas de prevenir embarazos y enfermedades de transmisión sexual.
En este informe, vamos a abordar diferentes temática vinculadas con la sexualidad adolescente, fundamentalmente, la problemática del embarazo precoz analizada desde diferentes variables de tipo sexual, cultural y social.

SEXUALIDAD INFANTIL Y ADOLESCENTE
Las diferencias entre la sexualidad infantil respecto de la sexualidad a partir de la pubertad revisten características particulares. Según Ana Concaro, la sexualidad infantil, está constituida desde un modo fantasmal; y el púber se enfrenta con la realidad, con lo concreto, como lo es el despertar pulsional. Las teorías construidas en la infancia no alcanzan, no son suficientes para dar respuestas, por ejemplo, a la conformación de otro goce; esto se debe, además de lo mencionado, a las características particulares de la sexualidad infantil y del púber, que son:
Sexualidad infantil:
- Pregenital
- Autoerótica
- Objeto de amor endogámico, incestuoso
- Construye teorías sexuales explicativas y mayormente tranquilizantes
- La ficción ayuda a encontrar un lugar en la trama familiar

Sexualidad en la pubertad
- Genital, reactualizan elecciones
- Encuentro con el otro del sexo
- Objetos desfallecimiento del amor exogámico, prohibición del incesto
- Del fantasma infantil, nuevas respuestas al deseo del otro
- Definen su posición sexual
- Historizan, construyen la palabra propia
- Intercambian los sueños sobre cómo hacer el amor
- Ausencia de saber sobre lo que se puede hacer frente al otro sexo

Los aportes de la teoría Psicoanalítica de Freud, nos llevan a pensar en la pubertad como un punto de inflexión en el desarrollo psíquico del sujeto, porque con el advenimiento de la pubertad, comienzan las transformaciones de los placeres sexuales. En la vida sexual infantil se busca el placer autoerótico, dado que los instintos actúan aislados y las zonas erógenas independientes unas de otras. Con el advenimiento de la pubertad, se da el paso de las zonas erógenas que se subordinan a la primacía de la zona genital. En este nuevo fin sexual, el aspecto psicológico del ser se enfrenta a cambios como: la función reproductora por el desarrollo de los órganos internos, el crecimiento de los órganos externos y, en consecución se pone en actividad la vida anímica. Esto conlleva a una sensación de tensión dual, de carácter displaciente y placer (dolor y placer), en las zonas erógenas se enfrentan a un nuevo orden – estímulos y encantos- sensación de placer incrementado por una retroalimentación de placeres, donde el problema psíquico está sobre el placer experimentado que hace surgir la necesidad de un nuevo placer mayor.
Placer preliminar y placer final, éste último, es nuevo y se halla ligado con la aparición de la pubertad. El primero, entraña un peligro para la consecución de la vida sexual normal, desde lo psicológico se nos ha revelado como premisa un excesivo aprovechamiento anterior de las zonas erógenas o el instinto parcial correspondiente para la consecución de placeres, durante la infancia. Si a esta premisa, se agregan luego otros factores, que tiendan a crear una fijación, surgirá fácilmente una coerción de carácter obsesivo.
El adolescente púber enfrenta el problema de la excitación sexual función de las materias sexuales y valoración de los órganos sexuales internos relacionado con lo biológico. Debemos creer que, en la parte intersticial de las glándulas seminales se producen materias químicas especiales que son acotadas por la corriente sanguínea, produciendo la carga de tensión sexual de determinadas partes del sistema nervioso central.
Para llegar a la comprensión de las manifestaciones psíquicas de la vida sexual, hemos fijado el concepto de libido, como una fuerza cuantitativamente variable que nos permite medir los procesos y las transformaciones de la excitación sexual. Mientras que, por los procesos de la pubertad queda fijada la primacía de las zonas erógenas y la erección del miembro viril, lo que indica apremiantemente al sujeto el nuevo fin sexual, esto es la penetración en una cavidad excitadora de las zonas genitales. Esto tiene lugar, en los dominios psíquicos del hallazgo de objeto, esto no es más que un retorno al pasado, objeto sexual de la época de la lactancia.
La sexualidad en el púber, se encuentra matizada por el deseo y la necesidad de contacto sexual, el logro o concreción del placer final. Estos aspectos marcan la conducta de un adolescente y, por ende, debe ser uno de los aspectos a considerar por el docente.

TRANSFORMACIONES SOCIALES
Las transformaciones sociales producidas en las últimas décadas han conducido a notables cambios en las conductas de los adolescentes, la apertura de una diversidad de espacios para el disfrute, distracción y esparcimiento, no solo modificó conductas sino que favoreció el surgimiento de nuevos valores y la consecuente modificación de los ya existentes.
El estricto control familiar existente en épocas anteriores, otorgaban a los adolescentes escasas oportunidades para la intercambio e interacción entre sujetos de diferentes sexos. De manera que, la intimidad amorosa, erótica y sexual de los jóvenes sólo estaba dada al momento del matrimonio, por lo que las relaciones se iniciaban tardíamente y seguían un proceso lento. Los valores que circulaban eran los de el respeto y distancia prudencial, la virginidad, rituales como la presentación oficial a los padres y el “pedido de la mano”, visitas programadas y vigiladas, aceptación del control familiar, etc.
En la actualidad, coexisten pautas de comportamiento sexual muy flexibles, muy variadas y muy imprecisas con principios éticos y convenciones sociales muy rígidas y absolutas. Se manifiesta una precoz sociabilidad intersexual en los adolescentes, el noviazgo informal, la conformación de grupos de estudio, recreación, deporte y trabajo, encuentros sexuales ocasionales, entre otros. Los jóvenes disponen de tiempo libre y, en muchos casos, de una ausencia de control por parte de los adultos. Los medios de comunicación, diariamente exhiben una cantidad de estímulos favoreciendo el erotismo y la sensualidad y mostrando conductas juveniles atrevidas y liberales sobre la sexualidad.
Los procesos hormonales que tienen lugar en la pubertad, la necesidad de un contacto físico con el sexo opuesto y la apertura de amplios espacios para el disfrute de los adolescentes, que se encuentran alejados del control de los adultos ha contribuido a crear oportunidades para el inicio temprano de la vida sexual. El ingreso precoz a la sexualidad, sin el desarrollo de una conducta responsable, desencadena en muchos casos, en un embarazo no deseado y una paternidad forzada e irresponsable.
Si bien desde lo social, los adolescentes perciben la existencia de normas poco rigurosas en torno a la sexualidad por la ausencia de los adultos en el control de las actividades que realizan, el tema es abordado desde una visión negativa. La mayor parte de los adultos tienden a incentivar al miedo al sexo y la ignorancia en materia de sexualidad. El sexo y la sexualidad en la mayoría de las familias son considerados temas tabú, aquello de lo que no se habla y de lo que en muchos casos no se puede obtener información.
Dadas las características duales que presenta la sociedad en su conjunto y en particular las conductas que mantienen nuestros alumnos, es preciso considerar un abordaje diferente sobre la sexualidad. El educador debe informar y complejizar los contenidos para que los alumnos tiendan a considerar la necesidad de interiorizarse sobre diferentes problemáticas que los incluyen como sujetos.
El docente debe abocarse a desarrollar una “pedagogía de los problemas”, en la que se parta de la realidad como compleja y al sujeto como inserto en este ámbito y, por ello, se tienda a cuestionar los problemas y acontecimientos nuevos que nos afectan y en particular a los adolescentes en su iniciación en la vida sexual.
Atender a las problemáticas e interiorizarse sobre las formas de prevención permiten que el adolescente viva su sexualidad con responsabilidad. Una conducta responsable contribuye a evitar conductas de riesgo y problemáticas como el embarazo precoz.
En el análisis de lo social, se puede observar una incoherencia entre las transformaciones sociales y las formas de pensar o juzgar los comportamientos. Los cambios sociales antes descriptos, son percibidos por muchos sujetos como aceptables y se espera que los adolescentes los realicen, pero al momento de juzgarlos cuando sobrepasan ciertos límites, son analizados desde los principios morales más convencionales. La incoherencia en las sociedades actuales, muestran la ausencia de información y de una conducta responsable en materia de sexualidad.
A diario como docentes observamos las transformaciones en los comportamientos de nuestros alumnos y alumnas, la libertad de expresión sobre su sexualidad y la búsqueda permanente de contacto físico con compañeros de diferente sexo o del mismo sexo, estas conductas son acompañadas del mayor conservadurismo por parte de los padres al momento de trabajar temas sobre sexualidad. Este doble discurso existente en el entorno familiar, que favorece la persistencia de conductas liberales sobre los espacios a los que el adolescente pueden concurrir en horarios diurnos y nocturnos, se suma esta negación al diálogo y la información a la que deben acceder los adolescentes en el ámbito escolar. Esto si se piensa a la institución educativa como un espacio para adquirir los conocimientos sociales relevantes que favorecen un desarrollo autónomo e integral del joven.
El diario la Gaceta, de abril del 2000 presenta el caso de una alumna formoseña de 17 años a la que la institución educativa a la que asistía no le permitía concluir sus estudios secundarios. La discriminación y el conservadurismo manifestado por la institución y por la comunidad, puso en evidencia la concepción de pecado que gira en torno al sexo y la sexualidad. La sexualidad es considerado un tabú por lo que la ausencia de diálogo entre padres e hijos, entre educadores y educandos es percibido como una materia pendiente. De las entrevistas realizadas la mayoría de los alumnos manifiesta la ausencia de un diálogo entre padres e hijos sobre temáticas vinculadas con la sexualidad. “Algunos padres si brindan información sexual y otros no porque para algunos es un pecado o algo inmoral”, “la comunicación es muy escasa, no hay mucha comunicación…”
El contexto social en la actualidad sufrió modificaciones por lo que se plantearon transformaciones en el marco legal:
En el 2000 se sancionó la Ley 25.273 que crea un régimen espacial de inasistencias justificadas –hasta 30 días- por razones de gravidez para alumnas embarazadas.
En mayo del 2002, se sancionó la Ley 25.584 que prohíbe en los establecimientos educacionales de educación pública de cualquier nivel, ciclo y modalidad, toda acción que impida el inicio o la continuidad del ciclo escolar a una alumna embarazada.
Si bien, estos actúan como registros para establecer una apertura en la mentalidad de las personas, en la sociedad se sigue manteniendo en muchos casos el más estricto conservadurismo. Dicha mentalidad se opone a las experiencias que viven la mayoría de los adolescentes. La realidad muestra que la existencia de contactos prematrimoniales en la mayoría, se manifiesta de manera cada vez más temprana, el período de iniciación en la vida sexual se da en la adolescencia, por lo que las cifras sobre embarazos precoces han incrementado considerablemente.
Los medios de comunicación alertan sobre esta problemática, ya que las adolescentes inician la vida sexual sin atender a las medidas de prevención que ponen a su alcance estos medios. La ausencia de la utilización de métodos preventivos alerta sobre la posibilidad de obtener enfermedades de transmisión sexual y la existencia de embarazos a temprana edad. Los medios de comunicación en su análisis sobre esta temática consideran que, “el embarazo adolescente o precoz ocurre durante esta etapa de la vida. Y se lo considera un embarazo precoz porque sucede antes de que la mujer concluya con su madurez biológica, psicológica y su formación educacional. (20/03/2002 El Tribuno)
Los datos estadísticos muestran que, las adolescentes cada vez más a temprana edad viven diferentes situaciones conflictivas a causa de embarazos no deseados: el escándalo en la institución educativa, el rechazo de los padres y el desprecio o la indiferencia de los demás. Las causas son de diferente tipo:
 La falta de educación sexual, de información sobre las funciones sexuales, la relación entre los sexos y como se previenen los embarazos.
 Los padres rehúsan de la responsabilidad de formar a sus hijos y los sistemas educativos no brindan una información adecuada.
 La información a la que pueden acceder sobre los métodos de anticoncepción aquellos que deciden ser sexualmente activos, es escasa y muchas veces errónea.
 Las carencias económicas que impiden la adquisición de preservativos u otros métodos de prevención.
 El creciente uso de alcohol y drogas desde edades cada vez más tempranas es negativo.
Otra fuente consultada, es el diario Clarín del 16 de diciembre del 2002, donde se analiza que los casos de niñas adolescentes que tienen hijos aumentaron considerablemente. Datos estadísticos que corresponden al año 2000, de niños nacidos con madres de entre 9 y 19 años de edad comprenden un total de 106.337 lo que equivale a un 10.15 % del total de nacidos en ese período. De un total de 701.818 bebés nacidos vivos. (Diario Clarín 16/12/2002)
Se considera que desde 1980 y 2000, la maternidad prematura aumentó el 14.2%, la cifras corresponden a un relevamiento de datos a nivel nación; pero en la Argentina las provincias que se encuentran con más altos índices de madres adolescentes son: 24.46%, Misiones 20.55% y Formosa 20.7%, y siguen a estas provincias Catamarca, Salta y Corrientes.
Las estadísticas muestran que la maternidad prematura está fuertemente asociada a la pobreza y la baja escolaridad. El 64.1% de las madres niñas y adolescentes viven en hogares con ingresos muy reducidos. El 59.8% de las chicas que en 2000 fueron madres antes de los 20 años no terminó la escolaridad primaria, éstos índices más altos corresponden a las provincias más pobres.
El informe que registra el diario “El Clarín de diciembre de 2002, muestra que las variables que inciden en la existencia de embarazos precoces son la falta de información, hábitos de vida poco saludables (consumo de alcohol y drogas) y, fundamentalmente, las condiciones de vida como la pobreza y la falta de escolaridad en las adolescentes mujeres.
En el informe periodístico se aborda un análisis sobre las condiciones de salud de las adolescentes madres, se considera que “El organismo de estas chicas no está preparado para la maternidad, por lo que esos embarazos van a tener dificultades. Es frecuente que los bebés nazcan prematuros y de bajo peso, y el riesgo es mayor cuando más precoz es la mamá… Las condiciones socioambientales y culturales desfavorables en que nacen estos bebés influyen en el aumento de la tasa de mortalidad infantil en niños menores de un año. …. (Dra. Graciela Rosso Secretaria de Programas Sanitarios del ministerio de Salud de la Nación).
Dadas las condiciones de vida y la etapa de desarrollo de las adolescentes, se mencionan como consecuencias para la salud enfermedades tales como: toxemia, hemorragia, malparto, la muerte de la madre y la mortandad infantil. Por otra parte, los niños de madres adolescentes se encuentran en un mayor riesgo de tener problemas físicos, cognoscitivos y emocionales, probabilidades de manifestar deficiencias en la capacidad intelectual y el desempeño escolar que de los hijos de madres mayores.
Por otra parte, éstas adolescentes viven en condiciones desfavorables debido a su falta de preparación para una inserción en el ámbito laboral, lo que las ubica en una situación de vulnerabilidad. En su mayoría, las madres adolescentes son subempleadas o desempleadas y dependientes de los servicios de asistencia social, su bajo nivel educativo y sus limitadas capacidades de trabajo restringen las tentativas de estas jóvenes madres de obtener una independencia laboral.
Si bien se observa que, el tratamiento de esta temática desde lo social, ha tendido al logro de modificaciones en materia legal y en la apertura del tema en las instituciones educativas, el mismo en la mayoría de la población sigue siendo un tema pendiente. En el diario “El Tribuno” del 31 de mayo, se manifiesta que el 20 % de los partos en el Nuevo Hospital son de adolescentes y que al menos 30 mujeres murieron al operarse para interrumpir embarazos no deseados entre 2003 y 2009. Las causas que se atribuyen son la falta de una educación sexual seria y de métodos anticonceptivos.
De las entrevistas a los adolescentes se puede rescatar que, las causas que se atribuyen a esta problemática es la falta de cuidado personal, los noviazgos prematuros, falta de información en los colegios, mal uso de los preservativos, iniciación temprana en el sexo, ausencia de una figura paterna…. La realidad en las instituciones muestra que, los contenidos trabajados en áreas como naturales son abordados de forma muy elemental, basados en la transmisión mecánica de los contenidos y posicionados desde una perspectiva biológica. Una alumna manifiesta “en el secundario recibimos información referida a la composición del sistema reproductor, la fisiología y enfermedades de transmisión sexual y cómo prevenirlas…”
Los aspectos mencionados denotan la trasmisión de información referida al tema pero enfatizan la falta de información de interés para el adolescente como las formas de prevención y de utilización de los métodos anticonceptivos como la colocación de los preservativos en los adolescentes.
Como docentes debemos considerar que la educación sexual debe orientarse a trabajar los temas de interés para nuestro grupo de alumnos, de manera que, la capacitación les permita reconocer las situaciones problemáticas y adquirir las herramientas necesarias para superarlas. El modelo al que nos adherimos es el de la “Pedagogía de los Problemas”, ya que nos permite acercarnos a las diferentes problemáticas asociadas al embarazo precoz y tender a la búsqueda conjunta de alternativas para superar y evitar tal problemática. El acceso a la información, el diálogo y el cambio en la percepción de la sexualidad adolescente como una práctica normal, lógica y absolutamente válida que constituye la afirmación de la plenitud amorosa entre dos jóvenes, el paso previo para la búsqueda de alternativas concretas en materia de sexualidad.
La aceptación, supone la toma de conciencia de la responsabilidad de la sexualidad y el cuidado del “otro” para que la paternidad o la maternidad sea un acto consciente y que se concrete en otra etapa de la vida.

Los comentarios están cerrados.