Biblioteca OnlinePlanificación Familiar y metodología anticonceptiva

Embarazo precoz en salta

CARDOZO FABIOLA, GUTIERREZ NINA , MONDAQUE ELISABETH y RAMIREZ MARIEL
Participantes del Curso de Formación en Sexualidad de AASES

Introducción

El embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en niñas y adolescentes. A partir de la pubertad, comienza el proceso de cambios físicos que convierte a la niña en un adulto capaz de la reproducción sexual. Esto no quiere decir, sin embargo, que la niña esté preparada para ser madre y es aquí donde la intervención del docente es valiosa, por lo tanto nosotras tomando conciencia de lo que esto significa procuraremos aportar todo lo que este a nuestro alcance y a la vez ser portadoras e incentivadoras de todo lo que cosechamos de este curso.
Según diversos estudios, el embarazo precoz es cada vez mas frecuente. Se trata de un problema de prioridad para la salud pública por el alto riesgo de mortalidad que suele presentar. Por esta razón la tarea que se debe realizar es multidisciplinar, desde todas las áreas. Es importante entonces trabajar en redes interinstitucionales.
El embarazo precoz está vinculado a una cierta situación social, que combina la falta de educación en materia de reproducción y comportamientos sexuales, la falta de conciencia propia de la edad y otros factores, como puede ser la pobreza (que obliga a vivir en situaciones de hacinamiento, por ejemplo). En muchas ocasiones, incluso, el embarazo precoz está vinculado a violaciones. Los medios de comunicación son indispensables para informar y formar, pero sobre todo informar tanto lo positivo como lo negativo y será nuestra misión incluirlos para el enriquecimiento y análisis que nuestros alumnos pueden lograr de los mismos.
Es común que el embarazo precoz sea condenado a nivel social y familiar. La adolescente embarazada es vista como “culpable” de una situación “indeseada”, por lo que suele ser discriminada y no cuenta con el apoyo que necesita. Por eso, los especialistas insisten en que la madre precoz debe contar con la asistencia de la familia y ser acompañada en las visitas a los médicos y en los cuidados. Y también es necesario una persona, en la cual pueda confiar, será por lo tanto muy importante la tarea del docente y del equipo interdisciplinar, si lo hubiera para poder apoyarlos y ayudarlos y hacerlos pensar en los pro y contra de las consecuencias de un embarazo precoz.
Es necesario trabajar en la prevención de los embarazos precoces, con campañas de concientización, educación sexual y el reparto gratuito de métodos anticonceptivos.
Creemos saber cual es el mensaje que debemos transmitir, por lo que aprovecharemos al máximo las herramientas que este curso nos brinda, a través de los conceptos, de las reflexiones y opiniones que se encuentran tan bien explicitadas en el desarrollo del mismo.

DESARROLLO

¿Que sucede en nuestra provincia?
Los siguientes párrafos pertenecen a un artículo publicado en la Revista AQUÍ que es distribuida junto al resumen de la Tarjeta Naranja, perteneciente al mes de noviembre del 2009.
Nos pareció pertinente extraer estos párrafos porque se ajustan a la realidad de nuestro contexto laboral, zona marginada de Salta- Capital, aunque no estamos totalmente de acuerdo con ciertas apreciaciones que la Dra. y el comentarista mencionan.
“En el interior de la provincia donde este constituye una realidad que se repite con frecuencia, existen formas distintas de concebir la maternidad, en las que el pasaje de niñas/adolescentes a madres, adquiere otra escala de significaciones.
María del Rosario Ruiz, medica del hospital de la Caldera, localidad de la provincia de Salta, relata que la tasa de natalidad en este pueblo es alta y además, existen un gran porcentaje de madres adolescentes. “la mayoría de ellas, solas o con pareja, continua viviendo en la casa con sus padres, dando origen a una familia extensa, un modelo de convivencia que no genera cuestionamientos, porque muchas de las madres, de las madres adolescentes atravesaron la misma experiencia. También están las que forman una familia y se van a vivir con sus parejas, planeando una convivencia a futuro, pero esa relación puede no perdurar y es posible que tenga hijos de distintas relaciones. Surge entonces la diferencia entre un hijo de… y un hijo para…
“Las madres adolescentes de esta región del país no se practican abortos, conducta que atribuye a una cuestión económica y cultural que se canaliza a través de programas de contención y ayuda económica (de $150) que proviene de planes nacionales.”

Testimonio
Felisa (50) fue madre adolescente y a su vez, es madre de una madre adolescente. “mi mama se fue con otra pareja y nos dejo a mi y a mi hermana con mi papa. Tenía apenas once años y mi papa era alcohólico que podía enseñarnos. A los 16 fui madre tuve 9 embarazos y siete hijos, por suerte tengo un marido bueno que trabaja y no se macha. Llevo 34 años con el mismo hombre y en mi familia hay veintiséis nietos.
El testimonio de Felisa apunta a la falta de información y contención familiar sobre como evitar un embarazo u otro tipo de expectativas o proyecciones personales posibles, pero también puede entenderse a la maternidad precoz como una estrategia de supervivencia en estas comunidades, ya que, al ser madres, no solo cambian de status social, sino que también obtienen beneficios económicos por ello.”…
Es importante en este caso destacar que, al hablar del interior de la provincia nos estamos remitiendo a formas y estilos de vida comunes en los pueblos donde es posible encontrar altos índices de embarazo precoz, por lo general, dado entre familiares. La aceptación que se le da esta forma de vida es natural. Y porque pasa esto? Creemos que porque no hay otras posibilidades de vida mejor, y esto se debe a un abanico amplio de aspectos, en los cuales prevalecen las costumbres y esté es un factor que no se encuentra visiblemente en la periferia de la ciudad, sino por el contrario, existen aspectos sociales y económicos que están presentes en el contexto en el cual trabajamos.
El articulo sostiene que una de las causas es la falta de información y esto es una realidad tanto en el interior como en la capital, específicamente en las zonas marginadas, aunque la escuela pueda proveer de esta información no es suficiente, en el interior es necesario concientizar personalmente, cara a cara, para que la información sea efectiva y eficiente ya que no se cuenta con los medios de comunicación, que si lo tienen los de la ciudad, aunque mucho de éstos son nocivos, por carecer de valores y de sentimientos ,sobre todo por el libertinaje con lo que se actúa por Internet.
Si bien es cierto que la escuela debe proveer de esta información lo mas eficientemente posible también es cierto que la misma no cuenta con los elementos necesarios para hacerlo sobre todo con el desairragar los mitos que todavía sobreviven en muchos padres y aun en los docentes, mito que no permite el enriquecimiento de la información y la actualización profesional.
Actualmente con la sanción de la Ley de la Educación Nacional se tiene en cuenta el dictar contenidos de Educación Sexual para todas las edades y es aquí donde nuestra intervención tiene que ser comprometida y responsable.
Para nosotras no es valida la afirmación de que existe embarazo precoz para percibir algún beneficio de acuerdo a los testimonios de las adolescentes de nuestra institución. Por lo general las chicas sostienen que no sabían lo que estaban haciendo porque estaban bajo el efecto de bebidas alcohólicas o bajo el efecto de las drogas o también porque sus madres la obligan a prostituirse.
. También se da en familias donde la autoridad moral es débil o mal definida, con ausencia de la figura paterna o padres que viven en unión libre, y cuando personas distintas a los padres cuidan o crían a las adolescentes, se provoca la actividad sexual temprana y el riesgo de una gravidez consecuente.
Los jóvenes carecen de modelos morales de referencia para guiar sus conductas; muchos de los roles adultos se transfieren tempranamente a las jóvenes. Por tanto, muchas de ellas ingresan prematuramente en la vida adulta con el cuidado de sus hermanos menores. Con ello se les pone en contextos sociales que las conducen a buscar gratificaciones inmediatas.
El embarazo sería una de las maneras de la joven para satisfacer necesidades que no ha podido cubrir, o podría tomarse como una buena salida para el exceso de independencia o dependencia a la que se ven sometidas. Mediante la posibilidad o fantasía de tener una relación estable de pareja, la adolescente “muy independiente” puede volver a restablecer algo de su dependencia, ahora ya tiene a alguien que la cuide y la proteja. Por otro lado, la adolescente muy forzada a permanecer en casa y a no independizarse, puede fantasear que alcanzaría cierta autonomía con una relación de pareja y salir de su familia.
.
Como lo afirma el artículo mencionado, las hijas de madres adolescentes o con amigas o hermanas embarazadas en la adolescencia, se preñan a la misma edad. La adolescente encinta suele exhibir una especie de competencia e identificación con la madre; por tanto, es frecuente que tenga su primer hijo aproximadamente a la misma edad en que lo hizo la mamá. Algunas jóvenes quedan embarazadas porque no vislumbran otra alternativa para su existencia y carecen de mayores aspiraciones, además de encontrar en las relaciones sexuales un apoyo y correspondencia emocionales que las ayuda a afirmar su femineidad.
Que una adolescente use o no métodos anticonceptivos depende de su grupo social o amistades, las circunstancias de su educación sexual, la cultura y las características de su compañero, del tipo de relación que lleve con él.
La adolescente tiene, en general, relaciones sexuales sin protección anticonceptiva. Las razones de esta carencia son una mezcla de ignorancia de la fisiología de la reproducción y una negación mágica de las consecuencias de la actividad sexual. Simplemente no cree que pueda embarazarse por la edad o por la infrecuencia de las relaciones. Otra causa es pensar que los anticonceptivos quitan romanticismo a la relación o que su uso trae el riesgo de que “otros” lo sepan y sería mal vista.
Entre las adolescentes que han tenido un embarazo no deseado y las que no han sufrido esta experiencia, existe una amplia brecha. Las que continúan con una mayor comunicación con sus compañeras al respecto y se forman un concepto favorable de su madre y de su pareja, tienen menos probabilidades de pasar por la vivencia de un embarazo no deseado. Las jóvenes con altos niveles de planeación del futuro, con aspiraciones escolares, con bajos niveles de manipulación del afecto para alcanzar sus metas y con poca aceptación de las formas sociales, tienen una probabilidad mínima de vivir una experiencia de este tipo.
Las consecuencias del embarazo y la crianza durante este periodo se relacionan con aspectos no solo de salud sino también psicológicos, socioeconómicos y demográficos, y sus efectos pueden verse en la joven madre y su hijo, el padre adolescente, las familias de ambos y, desde luego, en la sociedad.
Los padres adolescentes no se encuentran en condiciones de proveer fuentes emocionales, económicas y educacionales, así como un ambiente social adecuado para su hijo.
Todos esos conflictos y sentimientos de insatisfacción generan gran dificultad en la adolescente para asumir su rol de madre. Son emocionalmente inmaduras y no tienen la paciencia necesaria ni la tolerancia para proveer de todo lo que necesita un niño pequeño. Puede haber rechazo del bebé o aceptación aparente sin asumir la responsabilidad completa.
En conclusión se trata del llamado síndrome del fracaso de la adolescente embarazada como lo denominan los especialistas.
Es por eso que nuestro compromiso con nuestra comunidad es ser formadoras siguiendo los buenos principios éticos y morales, y por supuesto nuestro profesionalismo.

Conclusión
Este tema nos resulto sumamente impactante en el sentido de que el embarazo precoz actualmente se esta tornando como algo natural y pareciera que no hay nada ya para hacer.
Los diálogos, las charlas informales incluso el artículo periodístico nos llevan a esta suposición o tendencia y desde nuestro ámbito pareciera que mucho no se puede hacer ya que los contenidos de la currícula no dan o no dejan un margen de tiempo y espacio para lograrlo. Pero, hablando de nuestro compromiso y responsabilidad como formadores nos lleva a la reflexión que los contenidos vendrán después, si es que hemos logrado dialogar al menos con nuestros adolescentes y padres para que esta situación se revierta, no ya, pero si por lo menos dejar la inquietud, lograr un impacto en sus vidas para que lo logren.
Fue también interesante retrotraernos a nuestro pasado, a nuestra familia, a nuestros familiares y amigos que pasaron por esta situación y que mucho no ha cambiado tal situación ya sea por ignorancia, por el que dirán o simplemente por indiferencia. Es importante reconocer que los tabúes, los mitos son mas fuertes que todas las experiencias vividas pero cabe también la reflexión acerca de la iglesia o la religión que muchas veces actúa como obstáculo para la aplicación de métodos anticonceptivos e incluso para la enseñanza de la sexualidad en la escuela.

Los comentarios están cerrados.