Biblioteca OnlinePlanificación Familiar y metodología anticonceptiva

Embarazo en adolescentes

Por la Obstétricas Fina Martin, Agustina – Nuñez, Marilina – Samana, Andrea.
Participantes del Curso de Formación de Educadores Sexuales de AASES

“Embarazo precoz: mi punto de vista basado en la experiencia laboral”
Por: Fina Martin, Agustina
Nuñez, Marilina
Samana, Andrea.

EMBARAZO PRECOZ:

Introducción

La OMS define como adolescencia al “período de la vida en el cual el individuo adquiere la capacidad reproductiva, transita los patrones psicológicos de la niñez a la adultez y consolida la independencia socio – económica” y fija sus límites entre los 10 y 20 años.
Es considerada como un periodo de la vida libre de problemas de salud pero, desde el punto de vista de los cuidados de la salud reproductiva, el adolescente es, en muchos aspectos, un caso especial
En muchos países, los adolescentes llegan a representar del 20 al 25% de su población. La actividad sexual de los adolescentes va en aumento en todo el mundo, incrementando la incidencia de partos en mujeres menores de 20 años.
También esta estima que el riesgo de morir a consecuencia de problemas relacionados con el embarazo es el doble para las mujeres entre 15 a 19 años, el doble que para las mujeres de 20 a 24 años y para las de 10 a 14 años, (ADOLESCENCIA TEMPRANA), las tasas de mortalidad materna pueden llegar a superar hasta cinco veces la de las mujeres embarazadas que tienen entre 20 a 24 años.

MARCO CONCEPTUAL

Adolescencia –Definición

Es una etapa de crisis, pero también una oportunidad, por que a través de este paréntesis, los jóvenes logran arribar a la vida adulta con mayor bagaje de experiencias, conocimientos, madurez y riqueza en los vínculos.
La adolescencia es fundamentalmente un” compás de espera” entre la niñez y la adultez; el cual les permite consolidar los logros del crecimiento, conocerse mas a si mismo antes de hacer su salida al extra grupo Se enfrenta a un periodo más largo de tiempo durante el cual son sexualmente maduros y pueden ser sexualmente activos, pero el que el embarazo y llegada de los hijos pueden no ser ni deseado ni socialmente ser padres.
Los púberes pasan, repentinamente, de tener un cuerpo infantil a tener un cuerpo adulto en el cual no saben que hacer, no solo deben luchar con el sino con una sexualidad intensa que les llena de vergüenza, sentimientos encontrados y excitaciones, sienten una revolución sexual que amenaza su yo. Por momentos se sienten grandes y en otros momentos muy chicos; juegan a ser adultos, pero sus acciones pueden traer consecuencias definitivas: embarazo, violaciones, enfermedades de transmisión sexual, Sida, etc.
Se enfrenta a sus padres a quienes antes habían idealizado apoyándose en grupo de pares a quienes consideran árbitros acerca de lo que esta bien y de lo que esta mal.

Etapas de la adolescencia

• Adolescencia Temprana (10 a 13 años)
Biológicamente, es el periodo peripuberal, con grandes cambios corporales y funcionales como la menarca.
Psicológicamente el adolescente comienza a perder interés por los padres e inicia amistades básicamente con individuos del mismo sexo.
Intelectualmente aumentan sus habilidades cognitivas y sus fantasías; no controla sus impulsos y se plantea metas vocacionales irreales.
Personalmente se preocupa mucho por sus cambios corporales con grandes incertidumbres por su apariencia física.

• Adolescencia media (14 a 16 años)
Es la adolescencia propiamente dicha; cuando ha completado prácticamente su crecimiento y desarrollo somático.
Psicológicamente es el período de máxima relación con sus pares, compartiendo valores propios y conflictos con sus padres.
Para muchos, es la edad promedio de inicio de experiencia y actividad sexual; se sienten invulnerables y asumen conductas omnipotentes casi siempre generadoras de riesgo.
Muy preocupados por apariencia física, pretenden poseer un cuerpo más atractivo y se manifiestan fascinados con la moda.
• En la adolescencia tardía, luego de los 18 años, es frecuente que el embarazo sea el elemento que faltaba para consolidar su identidad y formalizar una pareja jugando, muchas de ellas, el papel de madre joven. La crianza del hijo por lo general no tiene muchos inconvenientes.

Es difícil determinar con exactitud las razones del embarazo de las adolescentes. Las causas son múltiples y se relacionan entre sí. Por lo general, la información se obtiene ya ocurrido el embarazo y no puede confirmarse que los motivos que ellas señalan, sean los mismos que las condujeron a éste
La OPS (1988) ha observado que sus causas son:
-Descenso de la edad de la menarca o primera menstruación
-Iniciación temprana de la actividad sexual
-Aumento del número de adolescentes sexualmente activas
-Periodo de adolescencia más prolongado
El embarazo de adolescentes se relaciona con tres factores: elementa las probabilidades de iniciar precozmente las relaciones sexuales y tener un embarazo no deseado. En familias donde la autoridad moral es débil o mal definida, con ausencia de la figura paterna o padres que viven en unión libre, y cuando personas distintas a los padres cuidan o crían a las adolescentes, también se provoca la actividad sexual temprana y el riesgo de una gravidez consecuente.
La madre encabeza la mayoría de las familias de bajos ingresos, asume el rol de administradora del hogar y se convierte en la proveedora principal de los alimentos, por tanto, desatiende aspectos significativos de su casa y a menudo no tiene en quien delegar esas responsabilidades. Las consecuencias son múltiples: en primer lugar, los jóvenes carecen de modelos morales de referencia para guiar sus conductas; muchos de los roles adultos se transfieren tempranamente a las jóvenes. Por tanto, muchas de ellas ingresan prematuramente en la vida adulta con el cuidado de sus hermanos menores. Con ello se les pone en contextos sociales que las conducen a buscar gratificaciones inmediatas.
El embarazo sería una de las maneras de la joven para satisfacer necesidades que no ha podido cubrir, o podría tomarse como una buena salida para el exceso de independencia o dependencia a la que se ven sometidas. Mediante la posibilidad o fantasía de tener una relación estable de pareja, la adolescente “muy independiente” puede volver a restablecer algo de su dependencia, ahora ya tiene a alguien que la cuide y la proteja. Por otro lado, la adolescente muy forzada a permanecer en casa y a no independizarse, puede fantasear que alcanzaría cierta autonomía con una relación de pareja y salir de su familia.
La gravidez de las mujeres jóvenes se da en quienes tienden a depender de alguien y a ser pasivas, confusas, de pobre autoestima, con escasa o ninguna comunicación con sus padres, en especial en lo referente al sexo; viven sentimientos de rechazo, abandono y soledad, carecen de confianza en sí mismas y por lo mismo buscan atención y ayuda.
Se ha demostrado que las hijas de madres adolescentes o con amigas o hermanas embarazadas en la adolescencia, se embarazan a la misma edad. La adolescente embarazada suele exhibir una especie de competencia e identificación con la madre; por tanto, es frecuente que tenga su primer hijo aproximadamente a la misma edad en que lo hizo la mamá. Algunas jóvenes quedan embarazadas porque no vislumbran otra alternativa para su existencia y carecen de mayores aspiraciones, además de encontrar en las relaciones sexuales un apoyo y correspondencia emocionales que las ayuda a afirmar su feminidad. También idealizan y exigen demasiado de la maternidad, considerándola como una oportunidad para definirse a sí mismas. Así, su embarazo se convierte en una forma de “escapar” al proceso de maduración en la adolescencia.
Entre las explicaciones de este fenómeno está que el ambiente del hogar es muy estresante o que provengan de familias inestables, con una figura paterna, marcada por la ausencia física del padre. A las madres de estas chicas se les ha descrito como competidoras y retantes, dominantes, con una relación simbiótica y ambivalente con su hija, la cual percibe a la madre como inadecuada; al padre se le ha descrito como una persona pasiva, poco afectiva, débil o ausente. La comunicación de problemas personales con la madre es poca o no existe. Con sus amigas tampoco hablan mucho de relaciones sexuales premaritales o del uso de anticonceptivos. El tema más frecuente respecto a la conducta sexual y anticonceptiva, es el número de hijos que quisieran tener. Su nivel de conocimientos de cómo se embaraza alguien, es relativamente alto pero, al pasar al de la anticoncepción, decrece.

Aspectos Perinatales

Las complicaciones de embarazo durante la adolescencia son múltiples, teniendo en cuenta la importancia de los factores psicosociales podremos clasificarlos en:

 Complicaciones Maternas:
-Anemia
- Hipertensión-eclampsia
- Amenaza de Parto Prematuro
- Mayor tasa de morbilidad y mortalidad
- Mayor cantidad de hijos no deseados
- Mayor inestabilidad en la pareja
- Escaso nivel educativo
- Ingreso económico reducido

 Complicaciones del Recién Nacido:
-Bajo Peso al nacer
- Prematurez
- Altas tasas de mortalidad
- Secuelas por abuso de sustancias toxicas
- Desnutrición- menor alimentación de pecho
- Problemas socio-afectivos
- Abuso físico
- Accidentes traumáticos
- Muerte súbita
- Infecciones agudas
- Envenenamiento e intoxicación
- Déficit en el calendario de vacunación

Madre Adolescente y su Hijo

No se puede generalizar pero hay rasgos que caracterizan este vínculo.
Estas madres tienen un sentimiento fluctuante, pueden amarlo apasionadamente en un momento y no soportarlo en el siguiente.
Les resulta difícil cumplir con las visitas periódicas al medico, las vacunas y la higiene. No preveen dificultades, viven el día.
Las madres adolescentes por lo general suelen no ser muy solidarias con sus bienes pero cuando se trata de los bebes colaboran con otras madres, proporcionándoles ayuda a las mas necesitadas. Pueden regalar la ropa de su bebe a otras pero no son tan generosas con los alimentos especiales que compran.
Con respecto a la lactancia salvo excepciones, dan de mamar a su hijo como algo normal, ya que previenen de familias numerosas donde dar el pecho a los bebes además de ser lo mas frecuente es lo mas barato.
La lactancia transcurre sin demasiadas dificultades y suelen pasar de la lactancia materna a la dieta con sólidos, sin pasar por el suplemento de una mamadera.

Actitud de la adolescente embarazada ante distintas
situaciones

1) Frente al embarazo:
En la adolescencia temprana presentan una incidencia mas elevada de trastornos emocionales, comúnmente niegan el embarazo, centrando su atención en el propio cuerpo, el cual se vera impactado por los cambios que el embarazo le impone a los propios de la pubertad.
No se puede pretender que la embarazada se comporte como adulta porque va a ser madre, pretender esto es contraproducente.
En la adolescencia media se afianza su identidad femenina, compite con su propia madre, hay variación de los estados anímicos, por lo cual el embarazo en un mismo día puede significar una amenaza o una condición que le brinde madurez y oportunidades. Es muy frecuente ver que se sientan autosuficientes para llevar a cabo la crianza por sus propios medios.
Este sentimiento de omnipotencia debe ser tenido en cuenta para su atención por lo que son los que hacen que no concurran al control prenatal o no realicen los estudios.
En la adolescencia tardía el embarazo será el intento de consolidar la estabilidad afectiva, buscando con su pareja lograrlo, tomando el papel de madre joven.
En otros casos buscan llenar vacíos dejados por carencias afectivas. Por lo general suelen controlar su embarazo.

2) La actitud de la adolescente frente al parto

En la adolescencia temprana no hay un concepto claro acerca del desarrollo de una vida individual y puede llegar a tener celos de los sentimientos que su hijo podría despertar en su propia madre, la abuela.
Tienden a asilarse y deprimirse y experimentan una fuerte negación hacia el hijo. El padre esta totalmente ausente de sus planes.
En la adolescencia media existe una fuerte ambivalencia por un lado idealizan el futuro con el niño y por el otro tienden a desesperarse por la percepción de las responsabilidades que se avecinan.
Esta adolescente considera al padre como una esperanza al futuro.
Durante la adolescencia tardía es que se afianza el sentimiento maternal y protector, busca el afecto y el compromiso por parte del hombre y que se establezca como futuro compañero.

CONCLUSIONES
La fecundidad de adolescentes conlleva riesgos e implicancias, no sólo desde la perspectiva de salud pública, sino también de tipo económico y social, para las madres adolescentes, sus hijos y la sociedad en general. La fecundidad de las adolescentes constituye así un aspecto de vital importancia y de preferente atención para los programas de salud reproductiva, de una parte por lo específico de sus demandas bio-psico-sociales, relacionadas con la identidad sexual y los cambios anátomo-fisiológicos vividos en esta etapa de la vida y, por otra, porque estas demandas se viven en un contexto de escasa información y educación y poca accesibilidad a servicios de consejería y salud especializados.
• La mortalidad materna de las adolescentes está relacionada con la mortalidad materna general, siendo más alta en los países en que la mortalidad materna total es mayor; contribuyen a ésta. La baja condición social de la mujer, la ausencia de servicios de atención materna,”y la falta de aplicación de tecnologías apropiadas.
• Los Establecimientos de Salud deben enfocar el Programa de Planificación Familiar para los Adolescentes basando la información según los conocimientos de estos. Además los profesionales de Salud deben estar capacitados para brindar sus servicios a este grupo de usuarios.
• Establecer servicios diferenciados de orientación sexual y reproductiva para adolescentes, prohibiéndose expresamente todo trato discriminatorio en razón de sexo, edad, raza, estado civil, cerdo, instrucción, condición económica o cultural.
• Ampliar la cobertura del Programa Nacional de Educación Sexual al 100% de los colegios secundarios públicos, al 50% de los colegios primarios públicos y al 40% de institutos superiores Pedagógicos y de Facultades de Educación de los cursos seleccionados, en aspectos de salud sexual y reproductiva.
• Sin duda alguna, la mejor forma de evitar estas consecuencias es conseguir que los adolescentes no se impliquen en conductas que puedan suponer un riesgo de embarazo no deseado. El fomento de estilos de vida saludables y una adecuada educación sexual desde la infancia, pueden contribuir a ello.
• Una vez que la prevención ha fallado, convendría conseguir que el embarazo se detecte con la mayor precocidad posible, ofreciendo a los adolescentes, y a sus padres, la posibilidad de conocer las alternativas que existen, los pasos necesarios para tomar cada una de ellas y las ventajas e inconvenientes que pueden llevar asociados, de forma que puedan tomar una decisión bien fundamentada, teniendo en cuenta esta información y las propias creencias.

Los comentarios están cerrados.