Biblioteca Online

Mitos y tabúes sobre la sexualidad

Por:
Rita Amaya
Jesús del V. Nievas
Adriana Sánchez
Mónica Toconás
Egresadas del Curso de Formación de Orientadoras y Educadoras en Sexualidad Humana

Para poder hablar de estos temas es necesario saber:

¿Qué es un mito? Y ¿qué es tabú?

Mito significa:

“Relato fábula que contiene información sobré algún aspecto trascendental de una comunidad. Sus características escenciales son: la elaboración intelectual (no espontánea), el ser una historia verdadera (en cuanto que es colectivamente aceptada como tal), su valor como elemento cultural cohesionante de una sociedad y su contenido simbólico”.

Tabú significa:

“Término de origen polinesio aplicado a: personas o cosas con las que se prohíbe todo tipo de contacto por considerarse sagradas. Toda prohibición supersticiosa o sin motivos racionales. No utilización de ciertas palabras por razones religiosas o sociales (pudor, buen gusto, etc.)”.

Existen otras definiciones que nos pueden aclarar aún más éstos términos:

Tabú es la conducta que escapa de nuestra capacidad de comprensión y aceptación o conducta señalada como fuera de lo normal: masturbación, homosexualidad, relaciones sexuales durante la menstruación, zoofilia, sadomasoquismo, violaciones, incesto, pornografía y otras actividades de este tipo.

El mito puede ser una idea sin fundamento, como en el caso de las falacias, ya que estas mentiras dichas por algunas personas proliferan, formando así, una creencia sólida socialmente aceptada que muchas veces no tiene ninguna razón alguna.

Los tabúes están relacionados, en la mayoría de las ocasiones, con la sexualidad; pero afortunadamente se orienta más bien hacia desviaciones y obsesiones sexuales.

Estos temas provocan silencio en las familias y en la sociedad en general.

1. Mantener los mitos y los tabúes implica seguir viviendo en la ignorancia. Limitar el conocimiento y permitir que éstos subsistan, solo ocasiona que una expresión humana como la sexualidad, que va más allá de la simple genitalidad, sufra distorsiones y desviaciones.

Algunos de los mitos y tabúes son:

- Las relaciones sexuales durante la menstruación, ya que esto parecería ser sucio, pecaminoso, vergonzoso e incluso inmoral.

- Tener una vida sexual activa, ya que esto implica que el orificio vaginal se haga más grande o se pierda la capacidad de apretar o contraer la vagina, proporcionando menor placer a la pareja.

- El sexo durante el embarazo es aún más prohibido por la connotación que tiene la maternidad << pura>>, pues se cree que el pene puede dañar al bebé, producir abortos prematuros , lo cual se presenta sólo en casos de embarazo de alto riesgo y cuando el médico indica la suspensión temporal de la actividad sexual y por absurdo que parezca, hay quienes llegan a sentirse <> por esa tercera presencia en pleno desarrollo; también en esta etapa muchas mujeres se muestran avergonzadas y renuentes a la transformación física que sufre su cuerpo, creando una muralla que impide el acercamiento de la pareja.

- La masturbación genera sentimientos de culpa, en la mayoría de los casos por una educación reprimida y moralista, que puede traer problemas de tipo sexual a nivel personal y de pareja. También se cree que por practicar la masturbación puede salir pelos en la mano, causar ceguera y hasta producir acné.

- En relación al método anticonceptivo DIU, se tiene la creencia que durante la penetración el pene se puede lastimar por este aparato, lo cual es una aberración, pues éste jamás alcanzará la ubicación del DIU.

- El tamaño del pene es un mito, pues se cree que entre más grande mayor será la satisfacción sexual que producir en la mujer.

- El orgasmo se ha asociado exclusivamente a los genitales, tanto al tamaño del pene como al de la vagina sin considerar, que el orgasmo puede presentarse con sólo acariciar o besar a la pareja en cualquier parte del cuerpo, sin llegar necesariamente al coito. Al idealizar el orgasmo con una expectativa muy alta, se limita la capacidad de disfrutar y sentir la sexualidad creyendo que no se ha alcanzado aún el orgasmo.

- Las relaciones sexuales de tipo anal y oral sé consideran, generalmente, como depravaciones y fuera de lo normal para muchas personas, pues se piensa que son asquerosas y degeneradas. Se cree que el sexo anal se limita exclusivamente a una actividad homosexual.

- La homosexualidad también es considerada una perversión por los convencionalismos sociales, religiosos y otros prejuicios, ya que esta práctica sexual es solamente una orientación diferente.

- La narratofilia se refiere al gusto por narrar situaciones, fantasías e historias sexuales, con el fin de excitar a la pareja, a veces se utilizan palabras obscenas tales como <<¡Muévete perra, dame más…¡Hagamos cochinadas!>>; esta práctica de ser para muchas personas irrespetuosa y ofensiva, cuando en ocasiones sólo es un juego erótico.

- La zoofilia se refiere al contacto sexual que tienen hombre y mujeres con animales. También es considerada una perversión degenerada; comúnmente se da en zonas rurales. Esta conducta presupone un afán de curiosidad de experimentar algo diferente o el deseo de desahogarse sexualmente ante la insatisfacción con la pareja; no se descarta la posibilidad de una patología mental ante esta práctica.

- El incesto es uno de los tabúes más arraigados en casi todas las culturas y especialmente en la occidental. Sin embargo, a pesar del rechazo social que provoca el sexo entre familiares es más frecuente de lo que se quiere admitir. Si existe una diferencia de edad de 5 a 7 años y se manifiesta una agresión física e incluso se engaña con juegos a base de caricias para tener relaciones sexuales, puede considerarse abuso sexual o violación.

- El objetivo principal de la pornografía radica en proporcionar una fantasía sexual, erotismo y excitación. Para muchas personas este medio resulta depravado, torcido o asqueroso; ya que existen en el mercado diversos tipos de pornografía y en los que muchos de ellos se maneja un contenido absolutamente distorsionado de la sexualidad humana e incluso la convierten en manifestaciones sexuales indignas hacia los más vulnerables: los niños y los adolescentes, atentando contra la libertad, los derechos y la dignidad del ser humano en general. Estos elementos no implican cerrarse a la posibilidad de experimentar nuevas formas de erotismo, a través de la observación de pornografía y de ampliar el conocimiento que se tenga del tema.

Importante:

Los puntos mencionados anteriormente, son puestos a consideración y criterio de cada persona, pues lo tratado en este tema da la libertad y responsabilidad de elegir y decidir, de acuerdo con la pareja, de practicar o no alguno de estos comportamientos. Esta información puede ayudar a aclarar ciertas dudas o creencias que nos han limitado el libre disfrute de la sexualidad y a no expresar el deseo.

Bibliografía consultada
♥ “ Mil y una ideas para la mujer de hoy”
Georgina García Barajas, Talía Méndez Moreno y Guadalupe Ramos de Martínez
México 2005

Los comentarios están cerrados.