Biblioteca OnlineMetodología de la enseñanza de la Educación Sexual

Educación sexual integral en discapacidad

Prof. Maria Marta Castro Martín
Especialista en Estimulación Temprana/Adecuada
Sexóloga Educativa
www.estimulosadecuados.com.ar

SEGUNDA PARTE

DISCAPACIDAD INTELECTUAL Y SEXO

 En ocasiones deficiencia y sexualidad quedan atrapados dentro de la intimidad del la familia
 Hay poca circulación social del tema

Liberarse de los prejuicios, cambiar, pensar en la sexualidad de los discapacitados y entender que sexualidad es también hacer el amor.
Ahora tendríamos que pensar si la necesidad sexual o la ausencia de sexo son una elección o una imposición para los discapacitados.

Respecto de la discapacidad intelectual se define por la AAIDD (American Association on Intellectual and Developmental Disabilities) como una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y la conducta adaptativa tal como se ha manifestado en habilidades prácticas, sociales y conceptuales. Esta discapacidad comienza antes de los 18 años.

CONCEPTO PSICOBIOLÓGICO DE SEXUALIDAD

“La sexualidad es todo tipo de manifestación, de intercambio, que tiene su culminación en la relación de amor, la que se caracteriza por una relación acompañada del deseo sexual, que tiene como meta la relación genital”

Respecto del erotismo debemos aclarar que está formado por el placer subjetivo, el cual puede obtenerse en la relación con otro o sólo, independientemente de dicha relación.

CONCEPTO PSICOANALÍTICO DE SEXUALIDAD

Desde el psicoanálisis la sexualidad es un concepto amplio que designa no sólo las actividades y el placer que dependen del aparato genital, sino un espectro vasto de experiencias no circunscriptas a la genitalidad. Freud se refiere así a las actividades y excitaciones que, presentes desde la más temprana infancia, proporcionan un placer específico, es decir no reductible al que surge de satisfacer otras necesidades (que pueden converger con las sexuales). La necesidad de contacto, que es primaria, como la necesidad de comer, está enlazada con la sexualidad, se apoya una sobre otra. La palabra sexualidad no designa solamente las actividades y el placer dependientes del funcionamiento del aparato genital, sino toda una serie de excitaciones y de actividades, existentes desde la infancia, que producen un placer que no puede reducirse a la satisfacción de una necesidad fisiológica fundamental (respiración, hambre, función excretora, etc.) y que se encuentran también a título de componentes en la forma llamada normal del amor sexual. Como es sabido, el psicoanálisis atribuye una gran importancia a la sexualidad en el desarrollo y la vida psíquica del ser humano.
Es toda manifestación de la libido, energía que no queda reducida solo al campo de la genitalidad.
En Tres ensayos de teoría sexual, la importancia de la sexualidad va más allá de su relación con la causación de la neurosis y se instala en el terreno del desarrollo del ser humano.
Al hablar de sexualidad infantil se pretende reconocer no sólo la existencia de excitaciones o de necesidades genitales precoces, sino también de actividades pertenecientes a las actividades perversas del adulto, en la medida en que hacen intervenir zonas corporales (zonas erógenas) que no son sólo genitales, y también por el hecho de que buscan el placer (por ejemplo, succión del pulgar) independientemente del ejercicio de una función biológica (como la nutrición). En este sentido los psicoanalistas hablan de sexualidad oral, anal, etc. Esta ampliación del campo de la sexualidad condujo inevitablemente a Freud a intentar determinar los criterios de lo que sería específicamente sexual en estas diversas actividades. Una vez señalado que lo sexual no puede reducirse a lo genital (de igual forma como el psiquismo no es reductible a lo consciente), ¿qué es lo que permite al psicoanálisis atribuir un carácter sexual a procesos en los que falta lo genital? El problema se plantea fundamentalmente para la sexualidad infantil, ya que, en el caso de las perversiones del adulto, la excitación genital se halla generalmente presente.

Actitudes del contacto corporal humano

Desde que nacen, todas las personas están preparadas para el contacto físico. Reciben los abrazos, besos y caricias de la madre o de la persona que las cuidan, como un alimento vital que llena cualquier espacio. Desde el momento en que se experimenta el contacto físico y todo lo que ello conlleva, comienza la formación como seres sociales, como personas que necesitan amar y ser amadas y que requieren de las relaciones con los otros, ubicando este aspecto en un lugar primordial en sus vidas, algo así como un soporte para soslayar todo aquello que les incomode, altere o desoriente. Estas primeras vivencias son el comienzo de la formación de la sexualidad, siendo la primera infancia aquella etapa en la que ésta se une íntimamente al mundo de los afectos, concretando este período de la vida en las caricias y el “piel a piel” con las figuras de apego.
Durante los tres primeros años de vida el contacto corporal con el niño es habitual, al bañarlo, al alzarlo, hacerlo dormir, abrazos, besos y caricias son naturales.
Luego de esa edad comienza a ser evitado, se lo abraza y se lo besa menos. Y poco a poco se llega a la edad adulta con un contacto físico pobre, que se limita en general a estrechar las manos, o al beso en la mejilla o casi en el aire.
Se reestablece la aproximación corporal solo en una relación amorosa y muchas veces es considerada lícita únicamente en el entorno de esa relación amorosa de pareja.
En todas las otras relaciones la sexualidad queda dividida en una línea erótica y en una de ternura.
El contacto corporal con la persona discapacitada ha sido carente desde su nacimiento por su “ser diferente”.
Son menos tocados, besados. Miembros de la familia como abuelos, tíos, primos, se vinculan de manera reticente.
La sexualidad infantil, que no se limita a los órganos, genitales ha sido herida gravemente y se ha de tener que instaurar una relación reparadora con el disminuido.

LAS ACTITUDES Y CONVENCIMIENTOS ACERCA DE LA SEXUALIDAD SON FRUTO DE LA CULTURA ACTUAL Y DE LOS MITOS

Podemos hablar de

 Sexualidad y procreación: como procreación responsable.
 Sexualidad sin procreación: como factor de felicidad de una pareja.
 Procreación sin sexualidad: como deseo de inmortalidad.

Actualmente asistimos a una transformación cultural del papel del hombre y de la mujer.
La llamada liberación sexual ha hecho caer algunos tabúes y ha llevado a conocer la relación sexual como manifestación de placer, como comunicación en la línea de placer compartida por la pareja.
Cuando aparece la discapacidad el niño no corresponde a la imagen que los padres se habían formado del bebé mientras se estaba gestando. Muchas veces por los cuidados médicos que requieren al nacer se ven alteradas las posibilidades de brindarle las necesidades básicas y allí comienzan a ser menos besados y acariciados. A veces por el propio rechazo de la pareja parental o por alguno de ellos.

Los padres desean que la “suerte” de los hijos sea mejor que la de ellos y al tener un hijo discapacitado se sufre una herida que en psicología se ha dado en llamar herida narcisística.

Lo que se suele esperar

Nacemos en un grupo, en el grupo familiar, en ese grupo familiar originario la existencia de ese ser por nacer genera y promueve fantasías, afectos, aceptación, rechazo…Hay adjudicación de roles que preexisten a la persona que emergerá en ese ámbito familiar. Prediseñan su lugar y el efecto de procesos de aprendizaje. Una de las causas de que eso se dé es el anhelo de trascendencia, pero sobre todo ocurre porque los padres tienden a verse reflejados en ese hijo. Sostenía Freud, que los primeros años de un chico están marcados, en muchos aspectos, por ese carácter de ideal del yo del que sus padres les hacen depositarios.
Respecto de la mujeres, sea como sea el avance de la cultura, en general siempre está el deseo de que sea esposa, madre y pueda llevar adelante una casa de manera adecuada y pasa a ser vista como alguien que trae gastos, amarguras, situaciones que se van agravando con la vejez de los padres.
Desde el varón se espera de que alcance un status social elevado, que desarrolle un trabajo prestigiosamente y que continúe la descendencia a través del apellido -lo cual se ve truncado-.
Ambos se sienten forzados a sentir sentimientos de inferioridad que los conducen a internalizar la convicción de no ser aceptados por los otros.
Así es que se comienzan a relacionar contando con esa desventaja y por lo tanto a partir de una inferioridad.
En nuestra cultura el aspecto físico es tenido como algo muy importante para obtener una respuesta positiva a las insinuaciones.
Entonces se recurre a mecanismos de defensa compensatorios que se inician con la relación parental.
Hay pocos padres abiertos a la problemática del hijo disminuido. Afrontar la sexualidad del hijo es darle status de adulto.
En general los padres se interesan solo en el crecimiento social, educativo, terapéutico, laboral.
Los terapeutas, sobre todo los que trabajan con el cuerpo -fisiatras, psicomotricistas, profesores de educación física, kinesiólogos-, son testigos de erecciones, orgasmos, eyaculaciones, masturbaciones, y lo que hacen es buscar medios terapéuticos para reducir o evitar dichas manifestaciones que surgen en el marco de la misma terapia física.
También en otros ámbitos surge, por ejemplo, la “masturbación deliberada” de púberes y adolescentes débiles mentales frente a sus docentes; querer limitar el tema a “no te toques”, ”dejá de hacer eso” o “andá al baño” no basta, no es suficiente.
Habría que replantearse la posibilidad de incluir en el aula actividades que involucren el movimiento, la actividad física, o actividades que tiendan al desarrollo de las capacidades individuales posibles de desarrollar pudiendo de ésta manera liberar energía libidinal o sexual.

Los padres adoptan diferentes actitudes.

Hay familias que niegan que su hijo discapacitado tenga “deseos, fantasías, pensamientos, conductas” relacionadas a la vida sexual.

Está la mamá que satisface los deseos sexuales de su hijo discapacitado, llegando ella misma a masturbarlo, otras pasándole videos pornográficos y accediendo a mostrarle revistas pornográficas, convirtiendo al hijo en un ser absolutamente dependiente de ella y ella de él.
Pareciera que inconscientemente vuelve a meter en su vientre el cuerpo de su hijo débil y la dependencia pasa a ser la finalidad de su vida.
En contrapartida está la madre que aleja de la sexualidad a su hijo/a.
Pareciera que no es posible encontrar un punto de equilibrio en considerarlo un ser con sexualidad.

También están los padres que saben que sus hijos tienen necesidades sexuales y se ocupan de informarse y hablan del tema con su hijo discapacitado, aunque muchas veces delegan en sus hermanos el tema de “ver que hacer”, o prefieren esperar a que pase el tiempo, como si con el solo correr de los días el tema se fuese a solucionar solo.
En general la reacción también está muy ligada a como cada uno vive su propia sexualidad.
Es fundamental incorporar la perspectiva de género como herramienta para reflexionar, respecto de los mandatos socialmente adjudicados y estereotipos del ser varones y mujeres, promoviendo cambios tendientes a garantizar la igualdad de derechos y responsabilidades entre los sexos.
Respecto de los roles de género es importante educar desde pequeños.
Se sugiere como actividad para realizar entre docentes y profesionales y luego con los padres ver y debatir el video de Naciones Unidas “El Sueño Imposible”
Enlace: http://www.youtube.com/watch?v=S-jJGqLaTRc

La sexualidad implica EROTISMO, REPRODUCCIÓN, GÉNERO y VÍNCULO AFECTIVO, que se traducen en la genitalidad, el impulso sexual, la comunicación, los sentimientos, la comprensión, la ternura el cariño y los contactos corporales extra genitales, todo esto es sexualidad.
Cuando un niño padece de un déficit la dependencia de sus padres aumenta. Al estar la sexualidad presente durante toda la vida hay que prepararse para ello.
En general se tiende a calcular la edad mental por sus situaciones de aprendizaje, sus hábitos de higiene, de independencia, el manejo del dinero, de medios de transportes, por la toma de decisiones y las dificultades son justificadas por su debilidad mental.
Pero cuando se trata de la sexualidad se exigen comportamientos acordes a su edad cronológica, lo cual confunde a padres, educadores y hasta al niño.
Esto lleva a que haya un doble mensaje.
Los niños con déficit mental son seres sexuales como los demás, por eso deben respetarse sus derechos y ser acompañados para tener una vida saludable y feliz.
El proceso biológico transita por la misma vía que en otros niños, pero la forma de expresar sus impulsos sexuales estará determinada por su edad madurativa, que va a estar ligada a su organización neurológica.
La curiosidad lleva a que imite al adulto y trae como consecuencia la reacción del adulto que puede ser castigar o reprimir algo que el niño no entiende.
Es así que la curiosidad se verá estimulada y reproducirá la misma actitud buscando la reacción del adulto en un intento de comprender el significado. El sentimiento de culpa por haber hecho algo malo que no se entiende, promoverá la repetición del hecho, que al principio no tenía ninguna intención sexual, pero adquiere connotación de la misma a partir de la actitud del adulto
A veces tocan los genitales a distintas personas para ver la reacción que tienen. Si la primera vez se hubiese respondido con indiferencia todo habría quedado allí, pero la mayoría reacciona de acuerdo a sus prejuicios y creencias, a sus valores morales y religiosos. Si le hubiera tocado un hombro la reacción hubiese sido diferente y también la conducta posterior del niño o adolescente en cuestión.
Respecto del EROTISMO, diremos que es la dimensión humana que nos brinda la potencialidad de experimentar placer sexual. Todos los seres humanos nacen con esa posibilidad, aunque no siempre se pueda desarrollar. La gran mayoría de los seres humanos la desarrollan, la viven y la gozan. Tenemos la posibilidad de que las experiencias que lo regulan, su desarrollo, su expresión y también su disfunción, hagan que sea rechazado por nosotros mismos o por las personas que nos rodean.
Muchas personas con discapacidad se encuentran con menos posibilidades de experimentarlo, ya que su entorno “no piensa que tenga sexualidad”, sobre todo en el caso de personas con deficiencias mentales, donde la sexualidad pocas veces es “escuchada”.
Por ejemplo en las personas sordas sigue construyéndose su sexualidad basada en mitos y desinformación que absorben del medio, su falta de audición les limita extremadamente al no percibir información de otras fuentes como pueden ser charlas y/o conferencias, medios de comunicación como la radio o la televisión, pueden ver aunque se les dificulta escuchar documentales de manera eficaz.
Leer libros o documentos escritos les podrían proveer de aprendizajes importantes al respecto.
La carencia de información los coloca en una situación sumamente vulnerable ante un ejercicio de su sexualidad sin responsabilidad.
No existen programas específicos de educación de la sexualidad con personas sordas que se contemplen en los programas escolares y, en general, el tema sigue sin abordarse de manera seria y permanente.
Son pocos los padres de personas con discapacidad que se ocupan del tema, y casi siempre lo hacen en la adolescencia, sin pensar que la sexualidad está con ellos desde que han sido concebidos.
La educación sexual es un proceso lento, gradual y complejo.

La adquisición de las diferentes nociones sexuales requiere una actividad cognitiva individual, insustituible, que no es posible por simple transmisión verbal. Así ocurre con la construcción de la identidad juvenil de género en el estadio de las operaciones formales, entre los 12 y los 16 años aproximadamente, que incluye nociones como las diferencias de género, la preferencia sexual, las diferencias anatómicas y genitales, los cambios psicológicos, afectivos e intelectuales.
La educación sexual integral debe favorecer la construcción de las nociones sexuales desde de la perspectiva género.
Debemos recordar que la edad cronológica, en el caso de niños, adolescentes y adultos con déficit cognitivo, no siempre coincide con su edad biológica y con su maduración social y emocional, por lo que es importante trabajar con un vocabulario y una actitud apropiada dependiendo de cada caso.
En los intentos de introducir la Educación Sexual Integral en el diseño curricular han incidido -de manera preferente- en la estructuración de los contenidos las disciplinas como ciencias naturales, biología, intentando presentar una visión “objetiva y científica” de la sexualidad. Además han prevalecido las valoraciones morales, éticas, políticas, tanto desde posturas claramente conservadoras como desde posiciones más o menos radicales en oposición a las anteriores.
Pero no se ha tenido en cuenta cual es el proceso por el que las personas aprenden, es decir, cómo se construye el conocimiento social/sexual.
Es indispensable tener en cuenta la manera particular en cómo construyen los niños y niñas los conceptos sexuales, y debe ser esto uno de los ejes centrales en torno al que deben girar los principios metodológicos.
El conocimiento es el resultado de una interacción del individuo con el medio. Cada uno de ellos tiene un sistema propio de interpretación de la realidad que Piaget denomina “Estructuras de pensamiento”.
“Se realiza una asimilación de los datos perceptibles”. Así, por ejemplo, los chicos que están en el período intuitivo establecen relaciones causales entre el matrimonio y la reproducción, fruto de su propia observación:
Ejemplo
“¿Y cómo se meten en la barriga? Mami se casa y ya están en la barriga. ¿Y sí quieren tener otro niño? Hacen lo mismo. ¿Qué es lo mismo? Casarse”
En el período de las operaciones concretas, quienes reciben información sexual, concluyen respecto a la menstruación que:
“Es un líquido, la sangre que sueltan por la vagina los días 29, 30, 31, por ahí: a finales de mes”, constituyendo uno de las “errores” más comunes en este período.
En el período de las operaciones formales, referido a las relaciones sexuales durante el embarazo llegan a manifestar que: “Con la misma persona las podría tener; pero ya tendría más complicado el embarazo. Ya sería darle más, más… más bien sería tener otro niño. Sería poner el hombre más espermatozoides y la mujer más óvulos, ¿no?. Si un niño ya está formado, sería formar otro,¿no?”
Hacia finales del período intuitivo, llegan a establecer nuevas relaciones entre el matrimonio y la reproducción:”¿Entonces una mujer, si no tiene marido, no puede tener un niño? No, no. ¿Por qué? Porque no está casada, pero si está embarazada sí. Si está flaca y no está casada, no lo puede tener, pero si está embarazada sí. Si está gorda y no está casada, sí lo puede tener”
A través de los procesos básicos de asimilación y acomodación a la realidad exterior se desarrollan las estructuras intelectuales y sexuales. La culminación de cada estadio del desarrollo se caracteriza por el equilibrio entre ambos procesos.
El niño va construyendo su conocimiento social de la realidad a través de su continua actividad y experiencia, observando, preguntando, comunicándose, ensayando nuevas conductas, imitando el comportamiento de los otros, reflexionando y percibiendo las diferentes actitudes de las personas ante los mismos hechos, experimentando relaciones de afecto, aplicando reglas morales, participando en situaciones de conflicto, percibiendo y asimilando el resultado de su conducta sobre los otros.
Los diferentes mecanismos de enseñanza-aprendizaje explícitos o implícitos en la educación sexual están influyendo continuamente de manera que el proceso de desarrollo sigue al de aprendizaje, aunque nunca se produzcan de modo simétrico y paralelo.

Conductas sexuales típicas de acuerdo a la organización neurológica.

ORGANIZACIÓN NEUROLÓGICA PROFUNDA

El desarrollo intelectual y emocional es comparable a una edad mental de un niño de 1 año, manteniendo una dependencia total de quien lo cuida.
Cuando llega a la edad puberal tiene mayor impulso a gratificarse lográndolo a través de la estimulación de su propio cuerpo. Estas conductas no deben reprimirse, ni bloquearse, ya que es importante permitir que se exprese.

ORGANIZACIÓN NEUROLÓGICA SEVERA

Pueden alcanzar un desarrollo intelectual y emocional comparable a una edad mental de 2 años y logran también la satisfacción a través de su propio cuerpo. Es frecuente verlos masturbarse con la mano o friccionarse con distintos elementos. Esta actividad es necesaria y muy importante, porque permite a través de sensaciones placenteras unificar el concepto de sí mismo. Reprimir es perjudicial.

Tanto en el caso de organización neurológica profunda como en severa

Se puede enseñar las partes del cuerpo y conductas privadas, como poder enseñarles el hábito de masturbarse en privado. Cuando hablo de hábito me refiero a que si la persona tiene un nivel profundo de desarrollo intelectual y habitualmente aprendió a usar una cuchara para tomar la sopa, esa rutina diaria del uso de la cuchara está dentro de “las costumbres familiares”, por lo que si lo ven masturbándose, también se lo puede llevar al baño o a su habitación y enseñarle a que se habitúe a hacerlo en privado.
Muchas veces caemos en pensamientos de que enseñarle que su cabello se llama “pelo” o “cabello ” es fácil y que es más difícil enseñar otras cosas porque su nivel no lo permite.
El grado de dificultad es el mismo. Debemos ser consistentes con lo que queremos enseñar y de a poco se pueden ir modificando pautas de conductas para que personas con nivel profundo puedan adquirir hábitos socialmente aceptados. Debemos ser tenaces, consistentes y no bajar los brazos

ORGANIZACIÓN NEUROLÓGICA MODERADA

Intelectual y emocionalmente logran adquirir las habilidades de un niño de 6 ó 7 años, teniendo autonomía en hábitos de alimentación e higiene, en tareas de la vida diaria, llegando a un nivel pre-conceptual. La exploración de su propio cuerpo le permite descubrir diferencias anatómicas entre los sexos, a través de los juegos sexuales; pueden elaborar y comprender los comportamientos de los roles femeninos y masculinos.
Durante la pubertad se produce el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, vello axilar, facial, púbico, ensanchamiento pélvico en las mujeres, ensanchamiento en la cintura escapular en los hombres y, debido al aumento de hormonas sexuales, se incrementa el impulso en la búsqueda de gratificación, pero como el desarrollo intelectual se encuentra en un estadio diferente, logran la satisfacción desde la afectividad infantil que su edad mental determina.
No buscan por propia iniciativa una relación genital y por lo tanto no acceden a una vida reproductiva con consecuencia de lo que esto significa, salvo que sean victimas de abuso sexual o que sean adiestrados en la actividad coital.

ORGANIZACIÓN NEUROLÓGICA LEVE

Pueden alcanzar una edad mental entre 12 y 13 años.
Logran independencia en actividades básicas de la vida cotidiana. Si no reciben estimulación y orientación adecuada suelen presentar inestabilidad emocional y trastornos de conductas. Pueden diferenciarse del otro.
Si el medio les permite apertura hacia nuevos y diferentes rumbos el crecimiento será adecuado y seguro; si los estímulos están cargados de miedos y temores generaran ansiedades y rechazo.
Acceden al nivel de operaciones concretas. Pueden alcanzar un rendimiento alto de temas conocidos, no así de abstracciones complejas.
Atraviesan con menos dificultad las etapas evolutivas del desarrollo psíquico sexual, pero como su capacidad intelectual alcanza niveles superiores pueden acceder a la comprensión y toma de conciencia de posibilidades sexuales y capacidades orgásmicas por lo que pueden manifestarse con la intencionalidad propia de la sexualidad adolescente.
Muchas veces llegan a elegir una pareja con intereses afectivos y sexuales con quien podrían mantener relaciones sexuales incluyendo el coito. Son las únicas personas con organización neurológica que pueden acceder por propia decisión a la vida reproductiva.

Es necesario diferenciar el nivel de organización neurológica de cada individuo.
No es conveniente iniciar sexualmente a ningún joven con organización neurológica profunda, severa o moderada; ya que no pueden comprender el significado de la relación coital y el acto puede ser vivido como agresivo, creando confusión y retracción en otros contactos afectivos.

Cuando la organización neurológica es leve, es necesario estar atentos a la necesidad sexual cuando surja como deseo de la persona y no de quien lo cuida.
La pregunta es ¿cuándo, cómo y con quién?

La respuesta es que la educación sexual integral debe ser continua y orientada al amor y al encuentro afectivo para luego acceder paulatinamente al intercambio sexual.
Se deben respetar las necesidades, impulsos y deseos tanto de varones como de mujeres.
El temor a que tengan hijos lleva a la sociedad a actuar como guardián evitando cualquier encuentro que conduzca al intercambio sexual.

Otro tema es la formación de parejas. Las personas con organización neurológica severa y profunda no tienen posibilidad de elección de parejas. Aquellas con organización neurológica moderada realizan elecciones de parejas solamente afectivas, conducta similar a la observada en niños de edad escolar. Generalmente uno se imagina más de lo que puede ocurrir. Si el adulto no interviene es probable que se mantengan en la exploración corporal infantil, se expresan con un lenguaje popular, como si entendieran el significado, pero no comprenden el simbolismo adulto. Es común escucharlos decir que quieren tener novio o novia, pero esto es solo la expresión de su identificación de roles y de modelos sociales que imitan.

Las personas con organización neurológica leve tienen posibilidades de elegir una pareja afectiva, emocional y sexual. Con el aprendizaje progresivo pueden acceder a la actividad coital, pero requieren mayor tiempo y acompañamiento para comprender la responsabilidad de decidir por sí mismos el momento adecuado para ejercer el derecho de expresarse sexualmente.
Sin orientación se aumenta el riesgo de embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual.
Es frecuente el casamiento entre una mujer con un organización neurológica leve y un hombre con inteligencia superior.

Es frecuente el casamiento entre un hombre con organización neurológica leve y una mujer de inteligencia media.

En una pareja donde ambos tienen organización neurológica leve es necesario que reciban orientación, sostén y acompañamiento familiar o institucional.

Hay lugares donde se llevan programas de capacitación laboral y creación de viviendas independientes para parejas con necesidades especiales.

EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL EN NIÑOS CON DISCAPACIDAD

¿Por qué educar la sexualidad?

Porque el ser humano es un ser de relaciones que tiene necesidad de expresarse, de amar, de ser amado, de interactuar con personas de uno y otro sexo y de procrear en forma libre, consciente y responsable.
Porque el ser humano tiene necesidad de construir una auto-imagen positiva y de desarrollar libremente formas de relaciones interpersonales potenciando su capacidad de sentir, gozar y sonreír, de dar, compartir y recibir, de aprender a respetarse, ser respetado y respetar.
Porque el ser humano tiene necesidad de preservar la intimidad sexual, llevar estilos de vida sana, preservarse de infecciones de transmisión sexual, o de cualquier consecuencia no deseada, tanto física como psíquica y socialmente, derivadas de las relaciones sexuales que puedan impactar en la persona, en la comunidad y en su medio ambiente.

En el terreno de la educación sexual integral nuestro objetivo fundamental será lograr el desarrollo de conductas adecuadas.
Sin embargo nos encontramos con grandes dificultades dado que no existen técnicas precisas y faltan los recursos y condiciones, lo que dificulta el ámbito actitudinal y comportamental de las personas encargadas de dicha educación, ya que se carece de instrumentos precisos.
En el ámbito de la educación sexual integral, tenemos que aceptar básicamente el suprimir el misterio, el oscurantismo y la hipocresía.
En el área escolar se debe ofrecer una actuación lo más objetiva posible.
La regla de oro debiera ser tener en cuenta la libertad de elección y de decisión personal.

¿Por qué brindar educación afectiva y sexual en personas discapacitadas?

a.- En primer lugar, es necesario tener en cuenta que sus necesidades interpersonales son como las de cualquier persona: vínculos afectivos incondicionales, red de relaciones sociales e intimidad corporal y sexual.
b.- A pesar de la frecuente negación y persecución de las manifestaciones de este tipo en las personas con DISCAPACIDAD, son muchas, de una u otra forma, las que ponen de manifiesto estas necesidades, incluida la de contacto corporal e intimidad sexual. Los padres y quienes trabajan con ellas nos ofrecen múltiples ejemplos de manifestaciones en este sentido.
c.- Negar las manifestaciones e intereses sexuales, además de limitar las posibilidades de integración y normalización de estas personas, aumenta los riesgos asociados a la actividad sexual.
d.- Las personas con discapacidades suelen expresar de forma particularmente explícita sus necesidades afectivas y sexuales, de modo que los padres, cuidadores y educadores suelen verse obligados, incluso cuando las rechazan, a afrontar numerosas conductas sexuales de ellas, mal que les pese.
e.- Las personas con retraso intelectual suelen tener menos conciencia de riesgos, más dificultades para llevar a cabo prácticas seguras, y afrontan otros peligros, además del embarazo no deseado.
f.- La legislación educativa actual en numerosos países apuesta por la integración de todos los discapacitados y defiende la necesidad de educar para la vida a través de los contenidos denominados transversales. Uno de ellos es la educación afectiva y sexual.

Esta difusión, necesaria en todos los menores, lo es aún más en quienes están limitados para manejarse en la vida, que suelen disponer de menos experiencias sociales con sus iguales y son, con frecuencia, sobreprotegidos por los padres.
Los niños poseen distintos niveles de curiosidad y de entendimiento que varían según la edad y grado de madurez. A medida que crecen, frecuentemente preguntan más detalles acerca del sexo. Muchos tienen sus propios términos para designar las partes del cuerpo. Es importante hacer uso de las palabras que conocen y con las que se sienten más cómodos, de manera que se haga más fácil hablarles.

Según la edad y la madurez
Un niño de 5 años puede conformarse con la respuesta sencilla de que los bebés vienen de una semilla que crece en un sitio especial dentro de la madre. El papá ayuda cuando su semilla se combina con la semilla de la mamá, lo que hace que el bebé comience a crecer.
Uno de 8 años puede querer saber cómo la semilla del papá llega hasta la semilla de la mamá. Entonces podemos hablar acerca de cómo la semilla del papá (o espermatozoide), que viene de su pene, se combina con la semilla de la mamá (o huevo) en el útero. Entonces el bebé crece en la seguridad del útero de la mamá por nueve meses hasta que está suficientemente fuerte para nacer.
A los 11 años puede querer saber aún más y se puede hablar acerca de cómo un hombre y una mujer se enamoran y pueden decidir tener relaciones sexuales.
Es importante hablar acerca de las responsabilidades y consecuencias de una vida sexual activa. El embarazo, las infecciones transmitidas sexualmente y los sentimientos o emociones acerca del sexo son temas importantes que deben ser discutidos. Hablar puede ayudar a tomar las mejores decisiones, sin sentirse presionados para hacer algo antes de estar preparados para ello. Si se ayuda a que entiendan que éstas son determinaciones que requieren madurez y responsabilidad, se aumenta la probabilidad de que escojan las buenas o correctas.
Los adolescentes son capaces de hablar acerca de amoríos y de sexo en términos de sus citas y relaciones amorosas. Ellos pueden necesitar ayuda para lidiar con la intensidad de sus emociones sexuales, su confusión con respecto a su identidad sexual y su comportamiento en una relación.
Las preocupaciones acerca de la masturbación, la menstruación, las medidas contraceptivas, el embarazo y las infecciones transmitidas sexualmente son comunes. Algunos también batallan con los conflictos acerca de los valores familiares, religiosos o culturales. La comunicación abierta y la información precisa que brinden los padres aumentan las probabilidades de que los adolescentes pospongan su iniciación y de que usen los métodos apropiados de control de la natalidad una vez que comiencen su vida sexual activa.

Algunas recomendaciones para los padres

- Estimule a su hijo a hablar y a hacer preguntas.
- Mantenga una atmósfera calmada y libre de críticas en sus discusiones.
- Use palabras que se entiendan y hagan que el niño se sienta cómodo.
- Trate de determinar cuál es el nivel de conocimiento y entendimiento del niño.
- Mantenga su sentido del humor y no tema hablar acerca de su propia incomodidad.
- Establezca la relación entre el sexo y el amor, la intimidad, el hacerse cargo de los otros y el respeto propio y por su pareja.
- Comparta abiertamente sus valores y sus preocupaciones.
- Discuta la importancia de la responsabilidad al escoger y tomar decisiones.
- Ayude a su hijo a considerar los puntos a favor y en contra de sus alternativas.

Al desarrollar una comunicación abierta, sincera y continua acerca de la responsabilidad, el sexo y las alternativas, los padres pueden ayudar a sus hijos a aprender acerca del tema de una manera positiva y saludable.
La información y la enseñanza sobre sexualidad, compartidas durante los primeros años del niño, proporcionan el comienzo de un sólido basamento que necesitará que sea repetido, completado y reforzado conforme crezca. Este cimiento proporcionará la base sobre la cual se seguirá construyendo, añadiendo conceptos sobre sexualidad más avanzados, que se van a enseñar conforme vaya madurando. Por ejemplo, es más difícil enseñar al niño los cambios físicos que acompañan a la pubertad si no conoce previamente el vocabulario de los órganos genitales.
Los niños y las niñas con alguna discapacidad física no tienen por qué ser tratados de manera diferente que los demás: la sexualidad en ellos se desenvuelve del mismo modo que en el resto de los niños.
En todo caso, nuestro empeño ha de centrarse para que, precisamente, en el aula y en la escuela pueden tener las mismas condiciones: que no se los excluya, sino que teniendo en cuenta las particulares limitaciones de cada uno, se busque la forma de integrarlos. No se trata de desplegar una actitud de sobreprotección, sino de respeto, pues cada niño o niña, al margen de sus impedimentos, ha de ser tratado como persona y ha de tener derecho a que su vida transcurra en un ambiente que no destruya su autoestima.

ABUSO SEXUAL INFANTIL-A.S.I.

The National Center of Child Abuse and Neglect define como abuso sexual:
“los contactos e interacciones entre un niño y un adulto, cuando el adulto (agresor) usa al niño para estimularse sexualmente él mismo, al niño o a otra persona. El abuso sexual también puede ser cometido por una persona menor de 18 años, cuando ésta es significativamente mayor que el niño (la víctima) o cuando (el agresor) está en una posición de poder o control sobre otro menor”.
Los abusos sexuales se definen a partir de dos conceptos: el de coerción y el de la diferencia de edad entre agresor y víctima.
La diferencia de edad impide la verdadera libertad de decisión, lo que imposibilita una actividad sexual consensuada y no hay posibilidad de relación igualitaria.

Al abuso se lo debe conceptualizar como un proceso que se va instalando de a poco y se va constituyendo en diferentes etapas, las cuales tienen como objetivo, por parte del abusador, ganar la confianza del niño, ir logrando un mayor acercamiento y obtener finalmente la convicción en el niño de que él realmente quiere lo que el abusador le hace. Esto es lo que dificulta que los niños/as cuenten lo que les está ocurriendo de manera verbal y explícita, pero sí lo hacen de manera simbólica con cambios en actitudes conductuales y emocionales.
El Abuso Sexual Infantil es un delito que puede prevenirse, siendo importante e imprescindible la educación sexual temprana para las niñas, los niños, los padres y la/os docentes.

El abuso sexual es la forma más grave de maltrato de la que puede ser objeto una persona.
Las secuelas del abuso mal manejado quedan en el inconsciente del niño como un estigma o con la construcción de un cuerpo “al que le falta o que fue desarmado”.
Los problemas de algunos adultos en la alimentación, la anorgasmia, las fobias y muchos de los casos de matrimonios no consumados guardan historias de abusos infantiles no resueltas.
El abuso se puede prevenir con un diálogo abierto, franco y responsable, constituyendo éste la principal herramienta de prevención. Se debe enseñar a los niños a conocer su propio cuerpo, educarlos para que se sientan con el derecho para rechazar enérgicamente e impedir que cualquier persona adulta o niño, conocido o desconocido, toque sus partes íntimas. Por otra parte, es aconsejable entregarles la confianza necesaria para que sepan que no deben guardar “secretos”, sobre todo en el caso de que alguien trate de realizar algo indebido con sus órganos íntimos, aún cuando ese alguien sea cercano y querido.

Plan de prevención de acuerdo a cada edad cronológica o intelectual

18 Meses
Enséñele los nombres apropiados de cada parte del cuerpo.

3- 5 años
Hágale conocer las “partes privadas” del cuerpo, explíquele que son aquellas partes del cuerpo que se cubren con la ropa interior o con el traje de baño y también enséñele a decir “NO” a cualquier propuesta sexual. Dele respuestas directas a sus preguntas acerca del sexo.

5- 8 años
Explíquele como cuidarse y la diferencia entre el cariño bueno y malo. Aliéntelo a hablar acerca de experiencias que le hayan dado miedo.

8- 12 años
Explíquele conductas sexuales socialmente adecuadas.

13- 18 años
Destaque la seguridad personal. Explíquele temas como la violación, las enfermedades de infección sexual y los embarazos indeseados.

INDICADORES DE ABUSO SEXUAL

DISCAPACIDAD INTELECTUAL SEVERA y PROFUNDA

• Aumento y manifestación de diferentes conductas en la masturbación
• Cambios en el control de esfínteres
• Búsqueda de mayores espacios de atención
• Cambios en la higiene y orden personal (esconder cosas, ropa)
• Escuchar música o la t.v. a alto volumen
• Tristeza, aislamiento, reacciones violentas sin motivo aparente
• Alteraciones de peso, caída del cabello, cambios posturales marcados
• Temor a ruidos fuertes, a elementos concretos y/o situaciones concretas
• Conductas exhibicionistas
• Continuo estado de alerta y nerviosismo
• Modificaciones de rutinas y desorganización en hábitos personales
• Búsqueda de mayor contacto físico (abrazos más intensos, caricias)
• Hiperactividad, falta de tolerancia.

Indicadores en el joven luego de la validación del
Abuso sexual

• Negar lo sucedido, pactos de silencio dentro del grupo de jóvenes
• Sentimiento de culpa y de preocupación por el otro (incluido el Abusador).
• Asociar el AS con elementos, personas o lugares concretos
• Búsqueda de nuevos espacios para hablar o demostrar lo vivido
• Intentos de reproducir con otro el abuso sufrido
• Identificación de conductas de trasgresión y prohibición
• Necesidad de mayores espacios de descarga de sentimientos
• Reconocimiento de espacios y personas que les brindan contención
• Necesidad permanente de relatar y/o dramatizar lo vivido
• Necesidad de hacer justicia

Cómo enfrentar la situación de abuso con el niño

QUÉ HACER
Antes de cualquier intervención solicitar asesoramiento profesional.
Asegurarse de que quien interrogue al niño sea alguien en el que él confíe. Asegurarse que el docente que intervenga esté capacitado.
Dejar traslucir que nos impresionamos por lo sucedido, por su conducta o la de sus padres.
Asegurarse que el develamiento se haga en un lugar tranquilo.
Sentarse al lado del niño, no frente a él.
Decirle al niño que esta conversación es privada, pero que por tratarse de un problema serio, el colegio deberá denunciar lo ocurrido a la justicia.
Realizar preguntas y mantener una conversación en el lenguaje más comprensible para el alumno.
Si algún término no se entiende, pedir al alumno que trate de clarificarlo.
QUÉ NO HACER
Descalificar o criticar lo que dice el Niño.
Sugerir las respuestas.
Presionar si es que no responde las preguntas.
Presionar o forzar para que el niño se quite las ropas.
Interrogar al niño con otros docentes o dejar al niño solo o en compañía de un extraño.

Cómo enfrentar la situación de abuso con los padres

QUÉ HACER
Identificar al adulto protector para mantener una charla con él sobre el niño.
Mantener la charla en un lugar privado.
Ser lo más directo y honesto posible.
Avisar a los padres que la escuela, por la responsabilidad que le compete, debe efectuar la denuncia.
QUÉ NO HACER
Tratar de probar que hubo maltrato.
Demostrar angustia, horror o desaprobación ante la situación.
Hacer juicios sobre el niño, sus tutores o la relación.
Interrogar sobre asuntos de familia que no tengan que ver con la situación específica.

¿Qué hacer ante el conocimiento del hecho?
Todos debemos denunciar situaciones de maltrato infantil de las que tomemos conocimiento, inclusive la sospecha del mismo, pero los docentes estamos obligados por ley a hacerlo. Es muy importante saber que podemos realizar la denuncia (que puede ser anónima) a los siguientes lugares: Comisaría más cercana, Juzgado o Defensor de niños-niñas y adolescentes.

COMO ELABORAR UN PROGRAMA DE EDUCACIÓN SEXUAL

En principio es importante contar con algún tipo de colaboración de parte de los padres o figura paterna, ya que son los primeros en educar a sus hijos, y hay que tener en cuenta tanto la cantidad de tiempo que hacen educación sexual incidental, como la calidad, es decir, por los procesos de modelado e imitación. Por otra parte su responsabilidad legal y la dependencia que establecen con sus hijos/as es algo indiscutible.
Y tratar de llegar a unos puntos de acuerdo mínimos. Hemos de señalar que un planteamiento razonable y profesional tiene el éxito asegurado cuando les presentamos una propuesta adecuada.
Pensamos que cualquier programa de educación sexual integral debe comenzar por la formación de las madres y los padres. Una educación sexual que trata de convencerles acerca de la importancia y la trascendencia de la educación sexual, que incorpore una mínima capacitación en dotar de determinadas habilidades a sus hijos/as, pero también una aceptación de esa persona con minusvalías psíquicas y el reconocimiento de sus capacidades sexuales y afectivas.
La presencia de un profesional como psicólogo/a, psiquiatra, psicopedagoga/o, en ocasiones es útil para tranquilizar a los padres más temerosos
En la formación en el hogar debemos proponer un programa que incluya también una sesión general de sensibilización y una segunda fase de formación.
Una segunda actuación con padres es el trabajo psicológico de apoyo, que consideramos de gran importancia
La metodología para iniciar los trabajos puede consistir en una convocatoria abierta para todas las familias. En esta invitación habrá de insistirse en la necesidad e importancia de la educación sexual en la familia, su gran responsabilidad educativa y la conveniencia de superar una educación histórica negativa en lo que al sexo respecta.
En esta sesión habrá de argumentarse convenientemente la necesidad de intervenir (siempre se hace educación sexual; las personas con minusvalías psíquicas tienen necesidades, tienen información y, además, viven en una sociedad que muestra diferentes expresiones sexuales a través de los medios de comunicación. Por ejemplo , existen riegos de salud importantes, debemos prepararlos para una vida lo más autónoma posible, queremos que se integren en la sociedad, tienen derecho a la educación sexual… etc.). Asimismo se tratara de poner en cuestión algunos de los miedos que tienen respecto a la educación sexual, sugerir vías de colaboración y animarles a que sigan algún programa de formación.
Existen diferentes miedos y temores asociados a la educación sexual y que responden a una idea central: “El/la minusválido/a es un/a niño/a que no tiene necesidades sexuales.”
A partir de esta creencia el miedo se asocia a todo lo que pueda provocar o fomentar diálogos sexuales, en la medida en que se supone que el conocimiento sexual tiene efectos negativos:

- Puede aumentar el deseo por poner en práctica lo que se les dice.
- No tienen capacidad para controlar. Informarles aumentaría su descontrol.
- Se les bombardea y se les excita innecesariamente.
- Hay un cambio de valores.
- Le dará más autonomía y perderemos el control.

No habrá que soslayar las dificultades. Los cambios en los comportamientos y en las actitudes no son rápidos y pueden desvanecerse. Habrá que plantearse objetivos a corto plazo no muy ambiciosos.
En no pocas ocasiones no estaría mal conseguir que, al menos, aceptaran una propuesta de trabajo en equipo, integrado por profesionales, docentes y padres.
La educación sexual, en sentido amplio, constituye el intento de transmisión de las concepciones, normas y valores morales e ideología que cada cultura considera que deben servir para preservar el modelo social, cultural y económico.
La transmisión de las concepciones intentará, en su conjunto, explicar el modelo social, cultural y económico. Así, por ejemplo, se justifican la organización social, la institucionalización del matrimonio heterosexual, homosexual, la monogamia o la poligamia, la diferenciación de género, permitiendo la defensa de la cultura y el modelo económico de cada grupo humano.
Estas concepciones están relacionadas con las normas y los valores, así como con las ideologías.
Por ejemplo, una de las normas de nuestra cultura es el matrimonio heterosexual, y uno de los valores morales fundamentales ha sido y es, en algunos sectores, la defensa de la virginidad femenina, lo cual constituye, a su vez, un medio de control social sobre la mujer.
En cuanto a las ideologías, un ejemplo claro lo constituye el aprendizaje de la re presión, significando la obediencia a la norma establecida.
En este sentido las ideologías sobre educación sexual y género pueden estar cumpliendo la función de limitar el desarrollo de las personas al imponer una perspectiva concreta de interpretación del mundo social
1. Lo que existe, y su corolario, lo que no existe; es decir, contribuyen a hacernos conscientes de la idea de quiénes somos, qué es el mundo y cómo son la naturaleza, la sociedad, los hombres y las mujeres.
2. Lo que es bueno, correcto, justo, hermoso, atractivo, agradable, así como todos sus contrarios. Esto ayuda, por consiguiente, a la normalización de nuestros deseos y aspiraciones.
3. Lo que es posible e imposible. Conociendo ambas dimensiones definimos las posibilidades y sentido del cambio, así como sus consecuencias.
Luego, una primera función de la educación sexual concebida de forma crítica y emancipadora es el análisis profundo y la toma de conciencia de las implicaciones de las concepciones, normas, valores e ideologías que conforman nuestra explicación del mundo social y de la sexualidad humana. Si aceptamos los presupuestos anteriores, se nos plantea el problema de definir más explícitamente qué entendemos por educación sexual y cual es el objeto de conocimiento de la misma.
En la cultura occidental coexisten diversos modelos explicativos de la sexualidad: modelo tradicional, burgués-liberal y capitalista-permisivo, construidos históricamente, que en alguna medida constituyen referentes para las personas, por lo que la educación sexual no puede concebirse con la idea de que los sujetos asuman uno de estos modelos o lo mejor de cada una de ellos, sino que debemos ser muy conscientes del peligro ideológico que conlleva el intento de imposición de cualquiera de estas tres perspectivas.
La educación sexual la entendemos como el proceso de construcción de un modelo de representación y explicación de la sexualidad humana acorde con nuestras potencialidades, con el único límite de respetar la libertad de los demás, y en este sentido es necesario analizar críticamente los fundamentos de los modelos que se nos proponen, contrastarlas diferencias entre ellos, conocer otras culturas y la propia historia del conocimiento sexual. Esto no supone en absoluto presentar una perspectiva aséptica, puesto que no es posible. Cada modelo asume unos valores morales, normas e ideologías determinados.
Por ejemplo, desde la perspectiva del modelo tradicional, la virginidad femenina constituye un valor imprescindible en la mujer. En conclusión, la educación sexual la entendemos como un proceso lento, gradual y complejo que haga posible la construcción de las diferentes nociones sexuales, que ayude a comprender los procesos históricos y culturales por los que se han generado los conocimientos actuales y la organización social y sexual vigentes y que nos permita tomar conciencia de aquellos aspectos que deseamos asumir y los que deseamos cambiar.

A nivel informativo e indicativo se presentan las siguientes evaluaciones que se pueden utilizar acerca de los conocimientos referidos a la sexualidad.
Uno puede armar una de acuerdo a su modo de trabajo en el caso de los docentes o como manera de acercarse a sus hijos en caso de los padres.

EVALUACIONES

ORGANIZACIÓN NEUROLÓGICA MODERADO

EVALUACIÓN DE CONOCIMIENTOS BIOLÓGICOS.

¿Cuál es la respuesta correcta? ¿Qué palabra no entiendes?

1- El órgano genital del varón se llama pene. Verdadero o Falso .
2- La vagina es un órgano genital masculino. Verdadero o Falso.
3- El clítoris está en la vulva. Verdadero o falso.
4- El hombre produce espermatozoides. Verdadero o Falso.
5- La fecundación es la unión de un óvulo y un espermatozoide. Verdadero o Falso.
6- El embarazo tiene lugar en el útero de la madre. Verdadero o Falso.
7- El óvulo se produce en el útero. Verdadero o Falso.
8- El testículo produce hormonas. Verdadero o falso.
9- Los niños tienen dos testículos. Verdadero o falso.
10- Los gemelos cumplen años juntos. Verdadero o Falso.
11- Soy una mujer. Verdadero o Falso

EVALUACION DE CONDUCTAS SEXUALES.

Elige la respuesta. Señala la palabra que no entiendas.

1-Mi sexo es Masculino….Femenino.
2-Me gusta dar piquitos Mucho….Para nada
3-Pienso en que quiero que me bese la persona que me gusta. Siempre. A veces. Nunca.
4-Me gusta acariciar mis genitales Verdadero….Falso
5-Me da vergüenza hablar de sexo Verdadero….Falso
6-Nunca he estado enamorado de nadie Verdadero….Falso
7-Nos tocarnos los genitales con un amigo/a Verdadero….Falso
8-Me gusta besar y acariciar. Verdadero…Falso
9-Me desagrada ver gente en la calle besándose. Verdadero…Falso.
10-Me pone nervioso/ el sexo opuesto Siempre- A veces-Nunca
11-Me preocupa mi apariencia .Verdadero-Falso

ORGANIZACIÓN NEUROLÓGICA LEVE

EVALUACION DE CONOCIMIENTOS BIOLÓGICOS.
Redondea con un círculo la respuesta correcta. Debes elegir solo una. Subraya la palabra que no entiendes.

1-Un óvulo se fecunda cuando se une con
a-Una vagina.
b-Un espermatozoide.
c-Otro óvulo.
d-Un cromosoma

2-El órgano de la mujer que produce los óvulos se llama.
a-Testículo
b- Útero
c- Ovario
d- Vagina
3-En la mujer si el óvulo no es fecundado
a-Se almacena en el útero.
b-Vuelve al ovario.
c-Sale con la menstruación.
d-Se absorbe en el cuerpo.

4-Los espermatozoides salen al exterior en un líquido que se llama semen y que se produce en
a-La vejiga.
b-El escroto.
c-La uretra.
d-Las vesículas seminales.

5-La fecundación se produce dentro de la madre en un lugar llamado
a- Vagina.
b- Útero.
c- Ovario.
d- Trompa.

6-El proceso fisiológico que periódicamente permite que la parte interna del útero salga al exterior se llama
a- Ovulación.
b- Reproducción.
c- Concepción.
d- Menstruación.

7-La menstruación se produce generalmente cada
a-15 días.
b- 28 días.
c- 20 días.
d- 30 días

8-El ser varón o mujer está determinado por.
a-El núcleo del óvulo.
b-Los genes dominantes.
c-El número de cromosomas sexuales.
d-Los cromosomas x o y del espermatozoide.

9-En el nacimiento de un bebe
a-El ombligo se abre gradualmente.
b-La trompa se ensancha.
c-Los músculos del útero se contraen.
d-El ovario se agranda.

10-La reproducción sexual es
a-Una reproducción vegetativa.
b-La división celular de las bacterias.
c-La fusión de las células sexuales.
d-La gemación.

11-Los espermatozoides se producen en el testículo
a-Constantemente.
b-Una vez al mes.
C-Después de una relación sexual.
D-No se producen en el testículo.

12-La fecundación se produce cuando un óvulo
a-Se junta con un espermatozoide.
b-Se une a cinco espermatozoides.
c-El óvulo no participa de la fecundación.
d- Se integra a otro óvulo.

13-En el parto el cuello del útero.
a-Se cierra fuertemente.
b-Se dilata para expulsar el feto.
c-No tiene ninguna contracción.
d-Se desplaza hacia delante.

14-La expulsión del semen se denomina
a-Infertilidad.
b-Contracepción.
c-Eyaculación.
d-Ninguna respuesta es correcta.

EVALUACION DE CONDUCTAS SEXUALES.

Elige la respuesta. Señala la palabra que no entiendas.

1-Mi sexo es: Masculino-Femenino
2-He tenido relaciones sexuales. Verdadero Falso
3-Rara vez pienso en el sexo. Verdadero Falso
4-Me gusta acariciar mis genitales. Verdadero Falso
5-Cuando me masturbo disfruto. Verdadero Falso
6-Me ruborizo cuando se habla de sexo. Verdadero Falso
7-Nunca me enamoré. Verdadero Falso
8-Me gusta besar y acariciar. Verdadero Falso
9-Me desagrada ver gente besándose en la calle. Verdadero Falso
10-A veces me preocupo por lo que podría hacer sexualmente. Verdadero Falso
11-Me produce nervios relacionarme con el sexo opuesto. Verdadero Falso
12-Tengo muchas fantasías sexuales. Verdadero Falso
13-Me da inseguridad saber que alguien gusta de mi. Verdadero Falso
14-Mi físico me preocupa. Verdadero Falso

Bibliografía.
[size=85]
Abraham-Passini, Introducción a la Sexología Médica, Barcelona, Grijalbo, 1980.
A. Bruno, J.C. Romi, “Importancia de la semiología delictiva en la peritación psiquiatrico forense penal”, Psiquiatría Forense, Sexología y Praxis, año 2, vol. 2, Nº 2, 1995.
Alberoni, Francesco. El erotismo. Ed. Gedisa. México. 1986.
Aller Atucha. Luis M. y Schiavo, Marcio. Sexualmente irreverentes. Ed. Comunicarte. Río de Janeiro. 1994.
Bancroft, J. (1989). El deseo sexual. Mundo Científico, (96), 1100- 1106.
Bataille, George. El erotismo.
Blos, Peter. Psicoanálisis de la adolescencia. Ed. Mortiz. M‚xico. 1971.
Czrny, Marcela. Urbas, Andrea. Reiman, Mariela “Estas creciendo”. Para varones Ediciones Chicos.net.2008
Czrny, Marcela. Urbas, Andrea. Reiman, Mariela “Estas creciendo”. Para chicas que transitan los primeros pasos de la pubertad Ediciones Chicos.net.2008
Flores Colombino, Andrés. Sexo, sexualidad y Sexología. Ed. Dismar. Montevideo. 1992.
Flores Colombino, Andrés. Diccionario de sexología. Ed. Fin de siglo. Montevideo, 1997.
Idem. El futuro de la sexualidad. Ed. Dismar. Montevideo. 1991.
García Fernández, José. Guía práctica de educación sexual para el educador. Ed. Medusa. Pamplona. España. 1990.
Giberti, Eva. Erótica. Actualidad psicológica Año X N 98, abril 1984. Bs. As.
Green, Sexualidad Humana. Conceptos Médicos Básicos, Méjico, Interamericana, 1981.
Martínez Verdier, Virginia; Fernández, Gloria; Seglin, Carlos A. Educación para el amor y la salud sexual: Porqué, para qué, cómo, cuándo y dónde. Jornada Implicancia de la sexualidad en el trabajo con menores. Consejo Nacional del Menor y la Familia. Bs.As. 1996.
Masters W., Johnson, V. y Kolodny. La sexualidad humana. Ed. Grijalbo. Barcelona. 1987.
Mc Cary. Manual de Sexualidad Humana. Manual Moderno. México. 1987.
Lerer, M. Luisa. Sexualidad femenina. Ed. Sudamericana Planeta. Bs. As. 1986.
Seglin, Carlos. La iniciación sexual, el hito, el rito y el mito. Revista de Psiquiatría Forense, Sexología y praxis. Año 5, Vol. 2. Nº 4. Asociación Argentina de Psiquiatras. Bs. As. Marzo 1998.
Seglin, Carlos. La primera vez. Una guía para los que inician su sexualidad. Ed. Planeta. Bs. As. 1996
Marcela Czarny, Andrea Urbas, Mariela Reiman. Ediciones Chicos.net Marzo 2008
“Estás creciendo para varones” y “Estás creciendo para mujeres”
Federico Posse. “La sexualidad en las personas discapacitadas”
Colección educación y Enseñanza. Serie Educación Especial Editorial Ceac de Verde-Gosigli-Valgimigli.“La sexualidad del deficiente”
R.Filippi,México 1975 “Como hablar a los niños acerca del sexo”
“Paternidad responsable y educación sexual integral”.
José L. García Edit. Medusa1986. “Guía práctica de información sexual para docentes”
“Documento 2” RECOMENDACIONES DEL SEMINARIO SOBRE EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL Y SALUD REPRODUCTIVA. Junio de 1994.Cuba. Varadero
Re, M. Inés Ediba Libros. Argentina, 2006.“Educación sexual integral: ¿cómo implementarla en el aula ?”.
Unicef / Unifem / FEIM. Segunda edición. Argentina, 2005. “Manual de capacitación. Sexualidad y salud en la adolescencia.Herramientas teóricas y prácticas para ejercer nuestros derechos”.
Lineamientos Curriculares para la Educación sexual integral
Programa Nacional de Educación sexual integral
Ley Nacional Nº- 26.150

http://www.me.gov.ar/me_prog/esi/doc/lineamientos.pdf

Serie Cuadernos de ESI
Ministerios de Educación
Presidencia de la Nación Argentina
Educación sexual integral para la Educación inicial

http://www.me.gov.ar/me_prog/esi/doc/esi_inicial.pdf

Educación sexual integral para la Educación primaria

http://www.me.gov.ar/me_prog/esi/doc/esi_primaria.pdf

Educación sexual integral para la Educación Secuandaria

http://www.me.gov.ar/me_prog/esi/doc/esi_secundaria.pdf

VV.AA.: El libro de la sexualidad. Editorial EL PAÍS. 1991. VV. AA.: Actas del IV Congreso estatal de sexología. Generalitat Valenciana. 1991.
VV. AA.: CEAPA: Cuaderno de formación nº III. Educación no sexista.
VV. AA: Cuaderno de formación nº V. Escuelas de padres y madres.
VV. AA.: Educación sanitaria para sexualidad para jóvenes. Ayto. de Zaragoza. 1991.
VV. AA.: Estudio de actitudes, opiniones y comportamientos sexuales de los jóvenes de la Comunidad de Madrid. Dirección General de prevención y promoción de la salud. Comunidad Autónoma de Madrid. 1993.

Los comentarios están cerrados.