Biblioteca OnlineEducación Sexual: aspectos ideológicos y conceptuales

La sexualidad en la actualidad

Por: Pagliaro Rosana, Ponce María Rosa, Saavedra Marta y Urruchúa Martina
Participantes del Curso de Formación en sexualidad Humana de AASES

Introducción.

Ante todo debemos aclarar que nosotras, como grupo de trabajo, nos desempeñamos como médicas ginecólogas, obstetra y trabajadora social en la Unidad Sanitaria nro 501 de Paso del Rey, partido de Moreno, pcia de Buenos Aires.
Nuestra población vive en condiciones sanitarias deficientes en muchos aspectos: hacinamiento, falta de agua potable, falta de red cloacal, calles sin asfaltar, falta de estabilidad laboral y cobro de planes sociales, multiparidad , embarazos adolescentes y escolaridad incompleta promediando solo escuela primaria cumplida.

Creemos importante hacer esta descripción para poder desarrollar el tema de ¨ La sexualidad en la sociedad actual ¨, ya que ¨ nuestra ¨ sociedad en particular en nuestra área programática, difiere de otras en el resto de la ciudad de Buenos Aires y otros alrededores.

Por supuesto que todos, como sociedad argentina, hemos vivido atravesados por el concepto de Sexo Oficial con sus normas y valores, entendiendo por el mismo aquel comportamiento sexual esperado y esperable por parte de los que componemos esta sociedad y cuyos elementos que lo caracterizan son los que hacen que sea: Heterosexual, matrimonial, monogámico y reproductivo.
Afortunadamente luego comenzó a aceptarse la existencia de dos tipos diferentes de actividad sexual: el sexo placer y el sexo reproducción; aunque se explota la posibilidad comercial del sexo placer a través de la publicidad que utiliza el deseo sexo-erótico como elemento motivador para la compra de productos de consumo masivo (discriminando a los que no pertenecen a esa población consumidora por razones sociales) y por otro lado se ha democratizado el ejercicio del sexo-reproducción para toda la población pero no el sexo-placer que sigue siendo privilegio de élites.

A modo de reseña podemos relatar que nuestra población ha sufrido los avatares socioeconómicos como el resto del país con la consecuente debacle de la calidad de vida de las familias de clase media que habitaban en esta área las que ya no presentan el nivel de ingresos ni la estabilidad laboral que tenían con la repercusión negativa en su nivel nutricional, educacional, de cuidado de la salud, de estabilidad emocional, de fortaleza de vínculos intrafamiliares, de planes y de proyecciones a futuro tanto de las parejas como de sus hijos.
Por qué hablamos tanto de esto? Porque todo este entorno hace a nuestra población vulnerable a por ejemplo: la mortalidad materna y neonatal más elevada, a una mayor falta de educación sexual por no poder concurrir todos los menores a alguna institución debido a la necesidad de comenzar su actividad laboral precozmente, esto lleva a falta de cuidado del propio cuerpo por ITS desconocidas, gran predominio de mentalidad machista en muchos aspectos de la vida diaria (desde ¨ la mujer no debe trabajar ¨, ¨ vos de casa no salís ¨, ¨ mi marido no me deja estudiar ¨, ¨ él toma pero no me deja que nos separemos ¨, ¨ no me deja que me ponga un diu ¨, etc, etc, etc,) (Variadas formas de violencia de género que bien sabemos que no son exclusivas de este tipo de poblaciones pero que sin embargo por la falta de instrucción y posibilidad de adquirirla en nuestras mujeres, hace más difícil su defensa y toma de conciencia de su sufrimiento).

Este enfoque se complejiza más si le sumamos lo contradictorio del mandato del sexo oficial en lo que era la vida conyugal tradicional esperable y cómo actualmente esos mandatos no se cumplen o se respetan.

Comparando la sexualidad tradicional y la actual.

La sexualidad Tradicional.

La vida conyugal tradicional, refiriéndonos a las décadas a partir del medio siglo pasado, era la definición exacta del sexo oficial, las parejas cumplían con el rito de conocerse en presencia de algún ¨ adulto ¨ (aunque los protagonistas ya lo fueran..), si éstos los aprobaban se ponían de novios aunque las salidas a solas eran difíciles ya que debían estar siempre en cierta manera custodiadas por hermanos menores o amigas que interrumpían la privacidad de la pareja. Este conocerse se daba en fiestas familiares, en clubes, entre amigos. Existían con mucho peso las fiestas de cumpleaños de 15 años de las adolescentes-niñas cuyo fin también era la ¨ presentación en sociedad ¨ de la agasajada. Se la ¨ mostraba¨ como una soltera, futura candidata, a formar una familia. Cabe aclarar, que en estos bailes lo común era que el varón sacara a bailar a la mujer, ya sea con un gesto o acercándose a su lugar y personalmente solicitárselo al adulto acompañante, pudiendo éste último autorizar o no el permiso….La mujer no podía decidir por si misma…
Existía ¨ el cortejo ¨ . El hombre cortejaba a la mujer llenándola de piropos, regalos, invitaciones, poemas, etc. Llevaba un tiempo conseguir un ¨ sí ¨ a la invitación de una salida (la que obviamente se concretaba con el acompañamiento de alguna amiga o hermana) y esto debía ser así para no demostrar ¨ facilidad y disponibilidad accesible ¨ a concretar una cita lo que se interpretaba como un cierto grado de ¨ promiscuidad ¨ (¿) y con poco seriedad moral.
El ¨ noviazgo ¨ era una etapa previa y obligada para llegar al casamiento. Consistía en el poder encontrarse y salir (o no) en días y horarios determinados y siempre con testigos presenciales.
Tras un tiempo prudencial, el varón ¨ pedía la mano de su enamorada ¨ y en una ¨ fiesta de compromiso ¨ se comprometían públicamente delante de familiares y amigos a contraer matrimonio, el cual cumplían tanto en el Registro Civil como por la Iglesia (Judeo-Cristiana mayormente) y nuevamente delante de la mayor cantidad de testigos posibles. Era prácticamente impensable un vestido de novia que no fuera blanco, representante de la pureza y virginidad de la contrayente….
Hacia la primera mitad del siglo pasado, era muy frecuente que los padres ya hubieran acordado desde sus nacimientos, los futuros matrimonios entre sus hijos sin permitirles a los contrayentes desobedecer dicho mandato.

De sexualidad no se hablaba. Las madres no tocaban el tema con las hijas porque pensaban que ¨ él va a enseñarle cómo debe ser ¨… y solo les recomendaban a sus ginecólogos personales para el control del futuro embarazo a venir…De anticoncepción casi ni se hablaba ni tampoco de la fisiología femenina ya que hablar de ciclo menstrual estaba en manos de los profesores de biología (para los que tenían acceso a estudiar) que obligaba a nombrar a los órganos genitales (solo los internos y relacionados a la reproducción en el caso de los femeninos) hecho que seguramente incomodaba a profesores y a alumnos.
Al día de hoy, muchas mujeres, adolescentes en aquellos años, recuerdan haberse enterado de la existencia de la menstruación el mismo día de su aparición; y recordar ese hecho como bastante traumático en sus vidas, lleno de miedo, sorpresa, incertidumbre, soledad, falta de respuestas…
Los hombres tampoco llevaban las de ganar en este tema. Los padres hombres solo se remitían a organizar el debut sexual de sus hijos varones ¨ a la edad que ellos consideraban ¨ y con prostitutas, sin mediar palabras de contención, información, guía, etc.. Aprenderían solos.. Aprendían a diferenciar el sexo placer y sucio con prostitutas y el sexo por amor y para la reproducción con sus esposas.
Todo esto ocurría bajo la espada de la culpa sobre todo lo placentero de lo oculto, y bajo la metodología moralista de educación de entonces con el predominio del ¨ no te toques, no mires, no preguntes, no debes saber determinadas cosas, no hables, no sientas, ¨.
En su evolución sexual, los adolescentes de entonces no vivían su etapa acorde a su instinto biológico y natural, a sus impulsos. Pasaban de sus características infantiles en torno a su sexualidad, a la adulta sin una etapa intermedia. Todo lo impulsivo que los caracteriza estaba prácticamente vedado. Se les permitía comportarse como tales en lo exterior: La ropa de moda, la música, el lenguaje, etc, pero no en su sexualidad. Súbitamente se encontraban en su matrimonio, a jugar un partido para el que nunca se habían entrenado. Las mujeres, que debutaban sexualmente en su noche de bodas, (recordemos la frase: ¨ Al fin solos ¨!!) asumían que el sexo era placentero para los hombres y que ellas debían dejarse querer y penetrar sin importar sus sensaciones. Era ¨ obligación de la mujer satisfacer a su marido ¨ aunque fuera displacentero para ella y además era esa la única manera de cumplir con la maternidad para la cual había sido preparada. Y si era placentero para ella, esto le generaba bastante culpa ya que su placer se hallaba prohibido .
La sexualidad de lo que hoy llamamos la tercera edad, no existía. Pasada la etapa reproductiva de la mujer el sexo por sí mismo no tenía sentido y pensar en sexo en esos años era considerado ¨ perverso ¨ tanto en hombres como en mujeres.
Obviamente, ¨ lo que Dios había unido para toda la vida era… para toda la vida.¨ No existía posibilidad alguna de plantear una separación por parte de ninguno de los conyuges salvo situaciones muy extremas que en muchos casos aún así eran criticadas por las personas de su entorno que no aceptaban contradecir los mandatos religiosos bajo ningún concepto. La vida conyugal, buena o mala, era hasta que la muerte los separe….. Y si la muerte los separaba, elviud@ debía guardar luto por el resto de su vida y vivirla en soledad por respeto al difunt@. Las segundas parejas, si existían, eran en completa clandestinidad.

La sexualidad actual

En la actualidad ¨ el cortejo ¨ ya casi no existe. El conocimiento entre los adolescentes, jóvenes y adultos ya no se da tan frecuentemente en fiestas familiares o bailes, las nuevas maneras de relacionarse se renovaron conjuntamente a la aparición de la tecnología. Con el masivo uso de las computadoras e Internet los encuentros son primeramente a distancia, vía Chat entre solo dos personas o grupal llevado a cabo en diferentes redes sociales a las que une un tema o característica en común y en donde se comparten desde muchas veces el anonimato detrás de un ¨nick¨o clave personal, experiencias o sentimientos comunes.
Al principio de estas nuevas prácticas, la comunicación era solo por escrito ( Chat y mails) y enviándose fotos (verdaderas o no) y luego con la aparición de las cámaras pudieron ya observarse en vivo y escucharse mutuamente.
El encuentro personal puede demorarse lo que cada uno considere o hasta inclusive no darse nunca. Muchos prefieren mantenerse en este plano y hasta practican su actividad sexual por este medio (ciber sex) por autoestimulación compartida frente a la pantalla, siendo su estímulo el visual o auditivo (hot line).
Esta práctica en nuestra población de Paso del Rey no es la de la mayoría ya que se ve limitada por la carencia económica y de tecnología necesaria para llevarla a cabo.
Lo que sí comparten nuestros jóvenes con el resto de la sociedades es la pertenencia o no a las Tribus Urbanas (cumbieros, emos, floggers,chetos, darks).
Aunque el fin último ya no es el conocer a ¨ una pareja ¨, las fiestas se siguen realizando y a edades cada vez más tempranas. Ahora ya no están custodiadas por adultos y abunda el consumo de alcohol y en algunos casos de drogas.
El consumo de alcohol comienza a los 12 o 13 años y pudimos reconfirmarlo en los buzones de preguntas que realizamos en las escuelas primarias y secundarias previos a los talleres de educación sexual en donde muchos de los interrogantes son sobre los efectos del abuso alcohólico sobre la fertilidad y teratogenia sobre los embriones. Esto también se extiende a los efectos de las drogas.
En los bailes, hombres y mujeres por separado, se relacionan y bailan entre sí ¨ ignorando ¨ al sexo contrario pero de cierta moda provocando sus reacciones.
Por otro lado también se encuentra el fenómeno comentado por nuestros adolescentes varones de ¨ las listas ¨ que forman al terminar la noche o la salida nocturna, en la que cada uno del grupo contabiliza cuántas ¨ galletas marineras (chicas no atractivas), chicas lindas o gatos se comieron cada uno ¨ haciendo alusión a los encuentros sexuales conseguidos. A mayor número de integrantes de la lista, mayor prestigio dentro del grupo. Los encuentros obtenidos incluyen tanto al coito como al sexo oral (¨petes¨) que las mujeres les conceden casi siempre a cambio de una gaseosa, un trago o simplemente un cigarrillo.
Este trueque de sexo oral a estos precios se observa tanto en zonas marginales como la nuestra como en los famosos ¨ terceros tiempos ¨ de los partidos de rugby de la zona norte de la capital, en donde el móvil a aceptar estos trueques no es la necesidad económica sino lo transgresor del hecho.

El ¨ noviazgo ¨ como se lo designaba antes ya casi tampoco existe. La palabra novi@ ya es poco utilizada.
Las relaciones entre los jóvenes suelen ser de corta duración, múltiples y a veces simultáneas en pleno conocimiento de ambos miembros de la pareja. A su vez, muchas veces los mismos varones que proponen una relación sin compromiso para poder mantener dos relaciones en paralelo sin culpa, son los que se enojan y rechazan esta misma actitud en las mujeres.
A diferencia de lo tradicional, estos jóvenes viven el momento sin ninguna proyección a futuro de sus relaciones. El consumismo de la vida diaria en otros aspectos también involucra a la sexualidad.
Con respecto a este punto cabe mencionarse la falta de deseo que vivencian expresando esa falta de ¨ cortejo ¨ que existía en otro tiempo. Ya no se desea el encuentro sexual porque el mismo es casi inmediato y sin necesidad de cumplir ningún rito o requisito. Es rápido y espontáneo, no se demora la decisión de llevarlo a cabo ni por razones religiosas ní morales. Antes, las mujeres luchabamos contra nuestros impulsos sexuales empapadas de culpa y de una moral que nos enseñaron y que juzgaba a la que dejaba llevarse por los mismos catalogándola de poco menos que de una prostituta o chica fácil. Actualmente el acto sexual se lleva a cabo casi desde el anonimato en el que se conocen y sin siquiera saberse sus nombres respectivos y mucho menos sus apellidos o el resto de sus datos personales. Creémos, por las características de nuestra población, que esto se ve facilitado por el gran consumo de alcohol y drogas en nuestros adolescentes y que lleva a la desinhibición absoluta y pérdida de su autocontrol permitiendo este tipo de conductas.
Lo peligroso de todo esto es la falta de autocuidado con respecto a la transmisión de ITS y a los embarazos no deseados. La omnipotencia y la ignorancia en estos temas lleva a que la gran mayoría piense que ¨ con una vez sin protección no va a pasar nada ¨.
Otra diferencia generacional entre lo tradicional y lo actual es el hecho de que las mujeres adolescentes muchas veces originan los encuentros y encaran a los hombres con sus invitaciones, llamados telefónicos, o apariciones inesperadas en sus actividades exponiendo sus sentimientos sin tapujos.
Creémos que esta actitud de la población femenina adolescente joven y ya no tan jóvenes en algunos casos, es lo que descoloca al mundo masculino en la actualidad. Hemos ocupado un mundo de actitudes y conductas que les pertenecía y habiéndonos adueñado en cierta parte del mismo, ellos no saben muy bien cómo actuar, no fueron enseñados para otro tipo de rol en las relaciones. Si ellos no deben invitar más y abonar lo consumido en una primera cita…entonces qué deben hacer???? Muchos no saben cómo comportarse ante este nuevo universo de tipo de relaciones y encuentros.

Otra observación en nuestra área programática es que presenciamos varias parejas con marcada diferencia generacional, por ejemplo mujeres adolescentes de 13 años en pareja con varones de 22 años y abalados por el entorno familiar de ambos. Las madres de estas adolescentes concurren al consultorio de ginecología a solicitar anticoncepción oral o dispositivos intrauterinos para sus hijas sin percibir el riesgo de ITS sin el uso del preservativo y de la figura legal del estupro en el que se encuadra la pareja.
Otro grupo lo conforman mujeres jóvenes y adolescentes tardías en pareja con hombres 20 ó 25 años mayores que ellas que desde otra perspectiva nos muestran las situaciones de vulnerabilidad socioeconómica, al confesarnos ellas mismas que conformaron sus parejas como escape de su hogar o para conseguir un sustento económico.
También relatan vecinos que han observado y denunciado casos de explotación sexual infantil cercanos a los supermercados, ofreciéndose las menores de aproximadamente 11 ó 12 añós a realizar una fellatio a cambio de un alimento.

La sexualidad actual en nuestra población adulta.

La sociedad sigue manteniendo en vigencia la concepción machista de la pareja en muchos casos. Como ya fue comentado muchas mujeres asisten al centro de salud diciendo que: ¨ él me envió para que me ponga un DIU ¨ o ¨ para que me den pastillas para no quedar embarazada ¨, o ¨ o que me ligue las trompas porque a él no le gusta que yo tome pastillas ¨. Obviamente la gran mayoría de los hombres rechaza el uso del preservativo por referir que ¨ no se siente igual que sin usarlo ¨, ¨ que no se le para ¨, ¨ que le molesta ¨.
En otro plano, también comentan las mujeres la prohibición de sus maridos a salir a trabajar o a estudiar y en muchos casos hasta para concurrir al centro de salud aún estando embarazadas. Sus maridos no les permiten abandonar sus domicilios sin solicitar el debido permiso .
Persiste también en muchos casos la sumisión sexual al ´¨ deber cumplir como esposa y mujer ¨ aceptando mantener relaciones sexuales sin desearlas, sin disfrutarlas solo para evitar discutir con ellos. Esto se constata tras la colocación de los dispositivos intrauterinos en los que se les indica solo una semana de abstinencia sexual hasta realizar una ecografía de control y a lo que ellas responden: ¨ Yo le voy a decir que por un mes no podemos hacer nada…. Así no me molesta….¨. Lo usan como excusa para evitar las relaciones sexuales para las que se acaban de colocar un DIU…
Lo contradictorio de este hecho es que en la actualidad las mujeres tienen más información sobre sus derechos pero así mismo no lo ponen en práctica, por comodidad, por miedo, por dependencia económica, por resignación???

Observamos también y de manera cada vez más frecuente, una nueva conformación familiar: pareja de padres con hija madre adolescente con su hij@, y por otro lado, en otro hogar, pareja de padres, con su hijo varón padre adolescente. La pareja de padres adolescentes siguen como ¨ novios ¨ viviendo cada uno en su casa familiar o a veces la relación personal y afectiva se rompe ante el embarazo.
A esto agreguémosle que muchas veces las mamás de estos adolescentes también están conviviendo en ese hogar con su nueva pareja que no es el padre del adolescente y de la misma manera ocurre con los padres hombres y sus segundas mujeres.

Lamentablemente no estamos ajenos a casos de violencia de género tanto física como verbal y psicológica, predominantemente en ciertos barrios como La Ribera, El Arca, y Asunción pero también sufrimos la saturación y a veces la indiferencia de las instituciones gubernamentales a cargo del tema. En la provincia de Buenos Aires el desamparo en estos casos es marcado.

Otro punto a resaltar es que a pesar de muchas cosas que no han cambiado con el correr de los años, muchas mujeres han decidido cambiar y por ejemplo, algunas están en pareja con hombres de menor edad, otras han decidido a abrirse a su sexualidad y han comenzado a consultar por dificultades sexuales, algo que años atrás no ocurría; otras se han animado a divorciarse a pesar de las dificultades económicas; otras piden información ginecológicas para sus hijas ( a cargo de la médica ginecóloga… ellas muchas veces no están seguras de poder informar correctamente a sus hijas y solicitan apoyo profesional).
Algunos hombres, cada vez más, concurren a la consulta obstétrica acompañando a sus mujeres en los controles del embarazo y a muy pocas veces a consultar por algún método anticonceptivo.

Perjuicios y beneficios del cambio de la sexualidad tradicional a la actual.

Perjuicios:

Los ennumeramos sin ningún orden de priorización sino como nos surgen en la realización grupal del trabajo.

- Mayor número de embarazos adolescentes.
- Mayor riesgo de ITS por la mayor y más precoz actividad sexual y sin el concepto de autocuidado.
- Aparición de una nueva conformación familiar que no es comprendida y hasta es discriminada o ignorada por aquellos que no aceptan los cambios sociales que han ocurrido y están ocurriendo en nuestra sociedad
- La pérdida del deseo, de la latencia hacia el placer. Los adolescentes no tienen muchas veces deseo porque todo se consigue rápidamente. Aún sin solicitarlo muchos varones cuentan que las chicas los acosan para tener sexo y que lo realizan sin ganas. Esto hace unos años era inimaginable.
- Por la maternidad y paternidad temprana muchos queman etapas de su adolescencia pasando de niñ@s a casi adultos por sus obligaciones. Abandonan sus vidas adolescentes.
- Se habla más de sexo en los medios de comunicación pero esto no significa que se informen conceptos correctos. Hay más información pero no implica que sea válida o creíble. Se sexologizan los medios de comunicación pero erróneamente. Transmiten muchas veces un sexo no real.
- La aparición de nuevos motivos de consulta sexológica como la adicción al viagra, la adicción al ciber sex y el deseo sexual hipoactivo masculino.
- Creencias: ¨ Que la virginidad pasa por la integridad del himen, entonces si tenemos sexo oral no tenemos relaciones sexuales ¨ . ¨ Que en la primera relación sexual la mujer no puede embarazarse ¨ ; ¨ Que el coitus interruptus es un buen método anticonceptivo ¨; ¨ Que colocarse el preservativo tras un lapso de penetración sin el, evita el embarazo igual que usarlo desde el principio de la relación ¨
- Necesidades: De parte de los adolescentes de mayor información y espacios para hablar, intercambiar, aprender y escuchar sobre sexualidad y de personas CAPACITADAS para ello, como así de padres que acompañen en este proceso recibiendo la misma educación sexual que sus hijos.

Beneficios:.

- Mayor información disponible sobre sexualidad desde la escuela, la salud pública y los medios de comunicación correctamente asesorados en el tema.
- La ley de divorcio y la ley de violencia de género.
- La mayor libertad de expresión sexual (Legitimización de las asociaciones de gays, lesbianas y transexuales)
- La muy reciente ley de matrimonio igualitario.
- La naturalización del sexo despojado de muchos de sus tabúes
- El mejor y fácil acceso a métodos anticonceptivos.(Programa de salud sexual y reproductiva)
- Mayor independencia de los adolescentes en su accionar, más libertad de elección y toma de decisiones, inclusive se redujo la cantidad de años necesarios para obtener la mayoría de edad (De 21 a 18).
- Mayor libertad de elección, de decisión, de expresión en las mujeres con respecto a su vida sexual.
- Aparición a la luz de diferentes maneras de relacionarse como pareja: amigos con sexo, parejas Light, ¨ touch and go ¨, parejas estables pero con cama afuera, familias ensambladas, poliamor, etc..

Conclusión.

Nuestro panorama como futuras educadoras sexuales es arduo, con mucho por delante por hacer como habrá quedado explícito en nuestra exposición anterior.
A pesar de la mayor difusión de temas relacionados a la sexualidad en todo nuestro país, la información no siempre es confiable ni proviene muchas veces de fuentes autorizadas en el tema, esto lleva a una gran confusión en la comunidad.
Seguimos aprendiendo sobre sexualidad en los medios de comunicación y éstos mayormente muestran un sexo grotesco, humorístico, a veces discriminatorio, consumista, sin involucrar métodos anticonceptivos en su realización, ligando muchas veces el erotismo solamente a la belleza física, etc….
Estas imágenes dentro del inconsciente colectivo generan presiones y dudas con respecto a la sexualidad personal de cada individuo llevándolo a plantearse la pregunta más frecuente en los consultorios de sexología: ¨¿ Es normal que sienta tal o cuál cuestión?? ¨ …¿ Soy normal?..

Es por esto que es para nosotras un desafío el intentar derribar mitos y creencias erróneas en nuestra población, educar para que todos podamos vivir una sexualidad plena, natural, asociada al placer, sin miedos ni culpas. Esto nos obliga a formarmos para esta función, intentando ante todo conocer nuestra propia sexualidad para cumplir con nuestro trabajo de la manera más responsable posible. Este es nuestro primer paso.

Bibliografía

- Gindin, León. ¨ La nueva sexualidad de la mujer ¨. ¨ La antropología tiene algo que decir¨. Primera reimpresión. Editorial Norma. Nov. 2005. Cap 14. Págs. 303-305.

- López Mato, Andrea. ¨Afrodita Apolo y Esculapio¨. ¨ Introducción a la diferencia entre sexo y género ¨ Primera edición. Editorial Polemos. Nov. 2004. Cáp. 1. Págs 15-17.

- Fisher, Helen. ¨Por qué amamos¨. ¨ La evolución del amor romántico ¨. Primera edición. Editorial Punto de Lectura. Nov. 2006. Cáp. 6. Págs. 204-244.

Los comentarios están cerrados.